1. Unas piernas de ogro y una tostadora a pedales:

El velocista alemán Robert Förstemann es uno de esos pistards que si te lo encontraras un día en la playa, pensarías que se puede dedicar a cualquier cosa menos al ciclismo.

En este vídeo se puede ver cómo la increíble potencia que es capaz de generar Robert puede tener alguna utilidad más allá de ganar sprints en la pista. En este caso, el sprinter alemán la usa para generar los 700 vatios necesarios para tostar un trozo de pan de molde. Las imágenes hablan por sí solas, ¡el ciclista contra la tostadora! Esto sí que es ganarse el pan con el sudor de la frente.

 

2. La espeluznante caída del Tour de Utah:

El ciclista irlandés Matt Brammeier (MTN-Qhubeka) padeció este horripilante accidente durante la sexta etapa del Tour de Utah.

Durante el descenso del puerto Guardsman, el corredor del equipo sudafricano entró en una cerrada herradura de izquierdas a una velocidad incomprensiblemente exagerada. El descontrol del ciclista en la entrada de la curva, sumado a la velocidad en el momento de tomar la misma, propició que acabara colisionando brutalmente con el coche de equipo del Airgas Safeway Cycling Team.

 

3. El magnífico descenso de Nibali en Lombardía:

Es una cualidad que se tiene o no se tiene”, así se despachaba Nibali en línea de meta tras cumplir todos los pronósticos y proclamarse vencedor en Lombardía. Sabedor de su talento innato en el descenso y arropado por un equipo que le dio el privilegio de tener siempre la iniciativa, el Escualo supo sacar el máximo partido de todas sus oportunidades. Nibali lanzó un potente ataque después de coronar la penúltima dificultad del día sorprendiendo a todos sus rivales. En ese momento terminó la carrera. El magnífico descenso de Nibali hizo que abriera un hueco definitivo de 25 segundos sobre sus perseguidores en apenas tres kilómetros.

 

4. Monta en bici y libera endorfinas (la hormona de la felicidad):

Gracioso e ingenioso vídeo de los chicos de People for Bikes que ejemplifica a la perfección lo que supone para muchos el hecho de ir en bici o practicar algún tipo de deporte. Y es que es en esos días en los que todo parece que va en nuestra contra, cuando encontramos en la bici la mejor forma de liberarnos de los malos rollos. Una oportunidad única para respirar profundamente y darle un respiro a nuestras cabezas. Si hoy llevas tu monstruo, tus preocupaciones, detrás de la oreja; coge la bici, pedalea, déjalo bien lejos y acaba por reírte de él.

 

5. Los escalones ya no son un obstáculo en el ciclocross:

En los circuitos de ciclocross es muy común encontrar algún tipo de escalera a modo de obstáculo que obligue a los ciclistas a poner pie a tierra y cargar con la bici al hombro. La cuestión es que, hasta ahora, lo común era también eso, bajarse de la bici. De otra forma parecía imposible superarlo.

Pero últimamente nos encontramos con bastantes ejemplos de ciclistas que han encontrado el modo de poder pasar el obstáculo. Sin bajarse de la bici y (quizá) ahorrándose tiempo, son capaces de saltar la escalera escalón a escalón. Este es el caso de Will Doherty, corredor júnior estadounidense, que superó 20 escalones en una prueba disputada a principios de octubre en Colorado.