Extravagante como poco. Así es Icon, la e-bike de los italianos 43 Milano que rompe esquemas en el diseño de bicis urbanas eléctricas.

Hoy en día hay muchas bicis eléctricas en el mercado que con todos los avances a nivel de integración de componentes podrían fácilmente camuflarse en un parque de bicis convencionales. En otros caso en cambio, vemos obras de la ingeniería que poco o nada tienen que ver con una bici al uso. Un caso representativo sería esta Icon de los italianos 43 Milano.

Dentro de toda su extravagancia, la Icon llama soberanamente la atención al eliminar el tubo diagonal de su cuadro de acero hecho a mano, a la vez que independiza el tubo de la tija del sillín del del tubo vertical de la bici. El tubo superior, por su parte, cuenta con un faro Supernova en la parte delantera y una luz roja en la trasera, ambos alimentados por una dinamo.

La potencia de pedaleo del ciclista se ve aumentada gracias a los 250 vatios que aporta el motor eléctrico de la bici, que a su vez está alimentado por una batería de litio extraíble de 48 voltios. A esta misma se le presupone una autonomía de cerca de 3 horas (unos 105 km según 43 Milano), a su vez; un anillo iluminado en la parte superior de la batería indica su nivel de carga y va cambiando de color conforme se va descargando. La velocidad máxima asistida es de 25 km/h.

La bici la completan unos frenos de disco hidráulicos Magura MT4 y transmisión a cargo de Shimano Alfine de 8 velocidades. El fundador de la empresa, Alberto Crivellenti, sitúa el precio de la Icono entre unos 5.000 y 7.000 dólares (unos 4.500-6.300 euros), dependiendo de la configuración.