Estamos en diciembre, se acerca el período de ‘impasse’ de la Navidad, y por tanto el ciclismo mundial ultima su reseteo antes de empezar, ya en enero, la nueva temporada. Los corredores ultiman sus calendarios, algunos tratan de cerrar desesperadamente un contrato en los pocos huecos que quedan libres y otros miran hacia atrás con nostalgia o alivio tras colgar definitivamente la bici. Y como cada año, vuelta a empezar.

Pero también es momento de hacer balance de lo mejor y lo peor de la temporada. Y de las mejores evoluciones. En el caso español, con la carencia de equipos actual y los pocos corredores que pasaron a profesionales en 2015, puede parecer difícil rebuscar, pero lo cierto es que también hay motivos para la alegría. Y por eso presentamos las cinco sorpresas más agradables de nuestro pelotón profesional. Corredores jóvenes que, cada uno dentro de su nivel, han dado un salto cualitativo y de los que ahora el insaciable aficionado espera mucho más.

1. Mikel Landa. Murguía-Zuia, 1989.

Las cosas como son, la explosión de Landa ha devuelto la ilusión a la afición vasca, pero también a la española, sobre la posibilidad de tener una baza fuerte para las grandes vueltas una vez se retiren los Contador, Valverde y ‘Purito’ Rodríguez. Especialmente ese Giro en el que, sobre todo al final, se mostró como el más fuerte con diferencia mientras el pinteño naufragaba en Sestriere, aunque luego acabase salvando los muebles y la ‘maglia rosa’. Sin las órdenes de equipo en favor de Aru, quién sabe qué habría ocurrido.

No se quedó ahí la gran prestación del corredor de Astana. En la Vuelta a España, el día de Andorra, el alavés decidió tomarse la justicia por su mano y no esperar a Aru una vez más, en una actitud no exenta de polémica. Ganó en Cortals D’Encamps, pero ya estaba muy lejos para hacer una buena general. Cierra el año con cuatro victorias: dos etapas del Giro, una en la Vuelta y otra en País Vasco.

Lo que se espera: La buena temporada le ha valido a Landa un contrato con el Team Sky para los próximos dos años. Y en un equipo tan jerarquizado como el británico, ha obtenido el compromiso de ser el jefe de filas para el Giro de Italia, que tratará de asaltar. Ahora mismo, Landa se sitúa en el segundo escalón detrás del conocido como ‘Big Four’ –Nibali, Contador, Froome y Nairo-, al que para mucha gente se ha sumado Aru. Pero con la salvedad de que Mikel ha demostrado subir mejor. En Sky saben sacar lo mejor de sus corredores, pero también son exigentes. Veremos si es el relevo que se espera.

2. Carlos Barbero. Burgos, 1991

El burgalés del Caja Rural sigue sacando partido a sus cualidades de hombre rápido que tal vez no pueda ganar en un sprint a los Kittel, Cavendish o Greipel, pero sí puede aprovechar oportunidades en grupos un poco más pequeños. Esta ha sido su primera temporada en Caja Rural, lo que se ha traducido en un calendario de mucho más nivel. Ha sumado cinco victorias, destacando la primera etapa de la Vuelta a Burgos. General y etapa del Tour de Beauce (2.2.), etapa en la Vuelta a Madrid y la Parx Casino Philly Classic (1.2) en Estados Unidos. Además, la regularidad de haber logrado otros siete puestos de podio, entre ellos una plata en el Campeonato de España. Barbero ha firmado su mejor campaña hasta la fecha y se ha convertido en uno de los principales valores del equipo Caja Rural.

Lo que se espera: Que siga por este camino, pero ya en World Tour. Este año ha firmado su primer Top10 en la máxima categoría, un 9º en una etapa de la Volta. Se prevé que Caja Rural vuelva a hacer el calendario WT italiano y que Barbero aumentará su presencia. Veremos hasta dónde llega, pero desde luego ha demostrado ser un ciclista más que interesante en carreras selectivas donde se presente un pelotón reducido en meta. Y donde los velocistas puros suelen quedarse lejos.

3. Juanjo Lobato. Trebujena, 1988

Otro paso en su lenta pero segura progresión. Lobato ha tenido una temporada parecida a la de 2014, solo que ha invertido los tiempos a la hora de ganar. Empezó con victoria en el Tour Down Under, primera en el World Tour. Y después fue ganador incontestable en los dos sprints en cuesta de la Vuelta a Andalucía, picando incluso segundos a un especialista en la materia como John Degenkolb. Ha mantenido una regularidad durante todo el año, con hasta seis segundos puestos –uno de ellos en el Giro- y tres terceros, pero al igual que en 2014 le ha faltado algo de capacidad rematadora. Tampoco es fácil teniendo en cuenta que es un velocista que se busca la vida solo la mayoría de las veces.

Lo que se espera: Si bien su mejor arma es el sprint duro y cuesta arriba, el Mundial de Catar será probablemente el que más le beneficie, como velocista que es. También que se estrene en alguna gran vuelta, tras haberlo hecho ya en el WT.

4. Marc Soler. Vilanova i la Geltrú, 1993

Otra gran sensación del año, rubricando una enorme temporada con el triunfo final en el Tour del Porvenir. Ya antes había hecho buenos papeles tanto en la Volta a Catalunya como en carreras de un día del calendario español. Pero las últimas cuatro etapas el Tour del Porvenir muestran un proyecto de enorme corredor, principalmente cuando la carretera se pone cuesta arriba. Parece ir quemando etapas con gran rapidez, y tiene gente por delante en el equipo de la que aprender para seguir creciendo.

Lo que se espera: A diferencia de los tres protagonistas anteriores, Marc Soler es un corredor muy joven que todavía debe progresar. Con 22 años, lo lógico es que vaya cogiendo experiencia con un calendario más ambicioso. Veremos si incluye una gran vuelta en 2016.

5. Pello Bilbao. Gernika-Lumo, 1990

Otro corredor que ha dado un gran paso adelante esta temporada, rematando mucho más de lo que había hecho hasta el momento. Tres victorias, a saber una etapa en Castilla y León, otra en Turquía y el Tour de Beauce canadiense. Además se ha mostrado en todo momento como un corredor muy combativo con escapadas en la Vuelta a España –fue segundo en Murcia-, o ganando la Montaña en Andalucía y los puntos en Castilla y León. Ciclista todoterreno que también apunta alto.

Lo que se espera: También afrontará presumiblemente un calendario más ambicioso. Puede estar ya peleando por las vueltas de una semana en España, y también puede estar cerca en las clásicas e incluso en vueltas cortas del World Tour si mejora un poco más en la montaña que más se le atraganta: la alta.

Hay más corredores que han mostrado luces, pero en general ellos han sido los cinco más ganadores o más sorprendentes. Es, junto con otros, lo mejor de la generación que viene en nuestro país, y que tiene un papel muy difícil cogiendo el testigo de la hornada que más ha ganado en la historia del ciclismo español.

  • Vicente Bufí Angorrilla

    Un pequeño apunte, dónde Contador no pudo con Landa fue en el col de le Sestriere, la subida del pinteño al Mortirolo fue espectacular, recortando tiempo a un Landa amarrado por Aru. De las mejores subidas que he visto en mucho tiempo, pero que pagó al final de la etapa.

    Gracias por el artículo!

  • Víctor Martín Molina

    Muy buenas, Vicente. Llevas toda la razón. Lo corrijo de inmediato.

    Muchas gracias por verlo, y me alegra que te haya gustado!