En  septiembre, Andorra será centro mundial del ciclismo con la celebración de los mundiales de BTT en la estación de Vallnord y con la celebración de la primera etapa íntegra de La Vuelta en el Principado.

Según el conocido ciclista y residente en Andorra Joaquim ‘Purito’ Rodríguez esa etapa de la Vuelta a España “será durísima y va a marcar historia por sus metros de desnivel”. Para quienes quieran vivir la misma emoción que los participantes de La Vuelta, a la vez que disfrutan de los impresionantes paisajes del país, y descubren por qué según Rodríguez, Andorra es uno de los países mejor preparados para recorrer en bicicleta, proponemos estas tres rutas cicloturísticas a través del Principado.

La rotonda de la Comella en Andorra la Vella

Esta ruta es ideal para aquellos que empiezan a aficionarse al mundo del ciclismo. Desde la Comella parten numerosas rutas hacia el valle de Prat Primer, que destaca por la fauna, la flora y el paisaje del recorrido. Cabe destacar también el Camí de l’Obac, un itinerario con vistas de Andorra la Vella y de Escaldes-Engordany, sin ningún tipo de dificultad. El recorrido, de 4,3 km, asciende hasta llegar a la parte más alta de La Comella, donde se alcanzan los 1.347 metros. Tiene una inclinación media positiva del 8,1% con una pendiente de 348 metros de desnivel.

Els Cortals de Encamp

Este año la etapa de La Vuelta España 2015 en Andorra acaba a 2.083 metros, en los Cortals de Encamp. Para aquellos ciclistas de nivel medio que se atrevan a vivir en primera persona uno de los itinerarios más emocionantes de este año. El recorrido va desde la CG-2 hasta la CS-220 en los Cortals de Encamp, y tiene una distancia de 8,9 kilómetros.

Se puede aprovechar esta ruta para visitar algunas de las joyas culturales del Principado que se encuentran en la parroquia de Encamp: el Museo Etnográfico, la Casa Cristo o el Museo del Automóvil. Además, al final del puerto se encuentra uno de los accesos a la estación Grandvalira.

El Coll de la Gallina en Aixovall

La ruta de El Coll de la Gallina solo es apta para ciclistas experimentados, y es que con su durísimo ascenso será uno de los tramos más complicados de La Vuelta. El itinerario pasa por el singular pueblo de Bixessarri y llega al santuario de la Virgen de Canòlich, patrona de Sant Julià de Lòria. Este recorrido tiene un desnivel de casi 1.000 metros, por lo que la ascensión es muy exigente. En total tiene 11,9 kilómetros de distancia y está catalogada como una de las rutas cicloturísticas más difíciles de Andorra.