Ha sido un invierno largo, de espera y de duda, con el mejor final posible. Arnau Solé (1992, Montclar d’Urgell) debutará como profesional el próximo domingo en la Klasika Primavera de Amorebieta con el Burgos BH, de categoría Continental. El ilerdense llega al conjunto gestionado por Julio Andrés Izquierdo y dirigido por Diego Gallego como parte de la colaboración de éste con la estructura Caja Rural, en cuya formación sub23 estuvo encuadrado la pasada temporada con excelentes resultados que incluyeron triunfos en la Volta a Castelló y la mítica Subida a Gorla.

Arnau Solé, vestido de Caja Rural

Arnau Solé, vestido de Caja Rural

La incorporación de Solé a Burgos BH llevaba meses rumiándose; incluso participó en una concentración invernal del equipo. Sin embargo, no se consumó hasta esta semana, cuando por fin fue registrado en la UCI. Mientras aguardaba la resolución de su fichaje, el ciclista ilerdense se dedicó a participar en carreras “sociales”, abiertas a la participación de cualquier persona con licencia de competición, en las cuales mostró su chispa con alguna victoria y varios puestos de honor. Deportivamente se define a sí mismo como “un buen compañero, trabajador. Me agradan particularmente la montaña y la contrarreloj”. Quienes le conocen le atribuyen un gran motor y cierta aversión a las situaciones de riesgo, como las bajadas o las llegadas masivas. “Pero voy mejorando”, asevera optimista.

Solé se encuentra radiante, hospedado desde hace un par de días en el Hotel Ciudad de Burgos, entrenando para adaptarse a su nueva bicicleta BH y afinar su puesta a punto de cara a la cita de Amorebieta. “Allí mediremos mi estado de forma y, en función del mismo, definiremos mi calendario de cara al resto de la temporada”.