Se trata de un kit de luces fabricado por la empresa hispano-suiza Velohub, con intermitentes, luz de freno y perímetro láser para ser siempre visible en la ciudad.

Cada año se producen más de 2.000 muertes de ciclistas en la Unión Europea, la mayor parte de estas en intersecciones. Velohub, una start-up hispano-suiza creada por cinco estudiantes del Instituto Tecnológico Federal de Zürich (ETH) ha diseñado un dispositivo que permite a los ciclistas urbanos ser visibles en estas situaciones de peligro que tienen lugar en rotondas y cruces para reducir esta cifra.

Blinkers es la primera proposición en materia de seguridad en ciclismo urbano de la joven marca. Se trata de un kit de luces que se instala debajo del sillín y cuenta con intermitentes, luz de freno y un perímetro láser de luz que muestra el espacio a respetar por el resto de los usuarios de la carretera. Además, dispone de una luz de posición sensible a la oscuridad, que permite al ciclista ser visto “en cualquier situación y desde cualquier ángulo”, asegura el co-fundador de Velohub, Javier Fernández de Alegría.

Blinkers montaje

Posibilidades de montaje del dispositivo.

El dispositivo es de fácil manejo e instalación, no necesita cables y se coloca mediante un sencillo sistema magnético que le permite ser desmontado rápidamente cuando se quiere dejar la bicicleta estacionada en la calle. Los intermitentes se controlan a través de un pequeño mando situado en el manillar y es resistente a la lluvia y se recarga vía USB.

La luz delantera tiene 200 lúmenes de potencia para garantizar un halo de luz que alumbre la marcha mientras que la luz trasera tiene 100 lúmenes de potencia que aseguran la visibilidad por parte de los otros usuarios de la vía. Tiene un peso anunciado de aproximadamente 170 gramos y puede montarse en manillares, sillines y cestas.

Por el momento, Blinkers se encuentra buscando financiación en la plataforma Kickstarter, con una campaña que está activa hasta el día 23 de junio.