La Canyon Eco Speed es una bici venida del futuro, o como mínimo de otro planeta. Su diseño rompe con todo lo establecido y la bicicleta es un todo unido con doble suspensión y un motor completamente integrado. El cuadro se une a manillar, horquilla y ruedas, que a su vez cuentan con radios que sustentan los discos de freno… nada que se pueda encontrar ahora mismo en el mercado.

Galería de imágenes ⇐

El motor eléctrico de la Eco Speed se alimenta mediante una potente batería de hidrógeno que funciona con una mezcla del mismo gas y oxigeno. Se trata de una tecnología que se está usando en la actualidad para llevar a cabo prototipos de lo que podrían ser los automóviles del futuro. Su coste contenido puede suponer una alternativa a los combustibles actuales, y el motor de la Canyon podría generar hasta unos 500 vatios de potencia.

Los detalles futuristas de esta Canyon no quedan ahí. La posición y la altura del manillar se pueden ajustar mediante un pulsador que eleva el manillar con un cilindro de aire. Los discos de freno van directamente sujetos a los radios de la rueda, y cuando se cambia de dirección, solo gira una parte del manillar, para mantener la aerodinámica del conjunto.

La concept de Canyon empezó a desarrollarse en 2014, cuando Alexander Forst, graduado en diseño, encontró en la marca alemana el socio perfecto para desarrollar su proyecto de e-bike con sistema de propulsión de hidrógeno. El primer ejemplar de Eco Speed se podrá ver los próximos días 19-21 de noviembre, en la Rouleur Classic de Londres.