El fabricante alemán amplía su cama de carretera con modelos equipados con frenos de disco en las gamas Aeroad, Ultimate y Endurace.

La implementación de los frenos de disco en las bicicletas de carretera ha sido un tema de discusión en los últimos años. La normativa al respecto ha ido variando y se ha generado un largo debate acerca del impacto positivo o negativo que su uso pudiera tener; tanto en ámbito amateur como profesional. En consecuencia, ha ofrecido un largo elenco de comentarios y opiniones de corredores de todo el mundo.

En Canyon exploraron por primera vez el potencial de los frenos de disco para las bicicletas de carretera en el año 2006. Con el nombre de Projekt 6.8 desarrollaron un prototipo que montaba un sistema de frenos hidráulicos y que cumplía con el estándar UCI de 6.8 kg de peso. Desde entonces han implementado las nuevas tecnologías a dicho concepto, hasta que en junio de 2016 lanzaron el modelo cicloturista Endurace CF SLX: el primer modelo que permitía a los corredores experimentar las ventajas del freno de disco en carretera.

Hoy se anuncia la ampliación de la gama de carretera con frenos de disco a los modelos Canyon: Aeroad CF SLX, Ultimate CF SLX, Ultimate CF SL, Endurace CF SLX y Endurace CF SL. De este modo se ofrece un rendimiento sin precedentes y una mejora en la confianza y en el control de la frenada que solo dicho sistema puede ofrecer.

Implementar una gama completa equipada con discos de carretera no ha sido simplemente una cuestión de adaptar un freno de disco a las llantas existentes. Sino que todos los modelos han sido rediseñados desde cero y probados a fondo por sus corredores e ingenieros. Ahora es el momento de que ciclistas de todo el mundo puedan aprovechar todas las ventajas de los frenos de disco en las diferentes modalidades de carretera.