Esta cadena específica para competición tiene una esperanza de vida de 320 km y ahorra entre 2 y 5 vatios de potencia.

Cuando pedaleamos, parte de la energía que producimos se emplea en vencer la resistencia del viento, la resistencia a la rodadura y la fricción de los rodamientos y superficies de fricción de la transmisión. Por este motivo, si somos capaces de reducir alguna de estas resistencias, una mayor parte de nuestras energías se utilizarán para producir avance de la bici y, por tanto, aumentar la velocidad.

CeramicSpeed es una compañía especializada en productos de baja fricción, conocida principalmente por los rodamientos cerámicos para ruedas y ejes de pedalier y por el sistema de roldanas de cambio de gran tamaño. Pues bien, ahora presentan un nuevo producto para bicis de alto rendimiento: las cadenas Ultra Fast Optimized (UFO).

La empresa arranca con la comercialización de cadenas compatibles para grupos Campagnolo, Shimano y SRAM. El ahorro anunciado en todas ellas es de entre 2 y 5 vatios, lo que significa que un ciclista puede recorrer 40 km entre 6 y 15 segundos más rápido que con una convencional. Los precios anunciados son entre 119 € y 149 € y el pack de compra incluye la cadena, eslabones de recambio, un par de guantes para la instalación y un recipiente de lubricante Squirt Lube, que CeramicSpeed anuncia como “el lubricante de goteo más efectivo jamás probado”.

Las cadenas UFO no son para uso diario, evidentemente. Son cadenas de una durabilidad muy limitada. Específicas por tanto para competición. El fabricante anuncia que tienen un rendimiento óptimo de 320 km en seco, pues no están optimizadas para lluvia o barro. Tras completarse los kilómetros de rendimiento óptimo, las propiedades de ahorro de energía de la cadena UFO se reducen, aunque si se sigue aplicando el lubricante Squirt Lube, se pueden alargar algo más en el tiempo y convertirla en una cadena de entrenamiento de gran calidad.

Una cadena UFO tiene un ahorro energético de entre 2 y 5 vatios, como hemos comentado, pero también cuesta el doble, o más, que una cadena normal. Así que la pregunta que surge es clara: ¿cuánta velocidad estamos dispuestos a comprar?