El desgraciado protagonista de esta historia es un ciclista de Nottingham (Reino Unido) que fue deliberadamente atropellado por un conductor que no va a pagar por sus actos.

La víctima –el ciclista– rodaba tranquilamente con su bicicleta cuando fue alcanzado por un coche Volvo que circulaba tras él. Gracias a las cámaras que llevaba el accidentado, se puede ver en el vídeo (abajo) cómo el conductor fue a por el ciclista deliberadamente, dejando al afectado tendido en el suelo con un fuerte golpe en la espalda y dificultades evidentes para respirar.

Tras ver el vídeo y leer las palabras del afectado, el ciclista necesitó más de cinco meses para recuperarse de las graves lesiones que sufrió en el accidente. El conductor del vehículo, en cambio, sigue circulando libremente por las carreteras ante la aparente imposibilidad de darle caza. ¿El motivo? La matrícula se ve perfectamente en las imágenes, pero por lo visto era un coche de alquiler a través de varias empresas, y es demasiado costoso seguirle el rastro.

El resultado es un ciclista víctima de un brutal atropello que tras sufrir una hemorragia interna ve con impotencia y miedo cómo su agresor ha escapado con total impunidad.

Añadimos parte del texto que aporta el ciclista en su canal de vídeo:

“A día de hoy no tengo idea de por qué el conductor me hizo esto, no hubo enfrentamiento antes del atropello. Yo iba por una ruta diferente a la habitual, por lo que no creo que fuera un ataque planeado. Solo fue un ataque brutal y sin sentido a un ser humano.

El conductor está todavía por las carreteras del Reino Unido. La policía dice que no tienen los fondos para continuar más allá con la investigación, también dijeron que se habría hecho más si me hubieran matado… así que la próxima vez voy a tratar de morir a causa de mi lesión y quizás luego un conductor peligroso será apartado de las carreteras”.

  • Juan Carlos Giménez

    Eso no es un atropello accidental. Es un asesinato frustrado, con total premeditación y, para aumentar la gravedad del hecho, con fuga sin atención al afectado.
    Es inconcebible que enfermos mentales de este tipo conduzcan un vehículo que puede convertirse en una verdadera máquina de matar. Hay que controlarles, pacificarles y, a los que cometan delitos tan salvajes como éste, retirarles el carné de conducir de forma permanente después de castigar su acción y obligarles a pedir perdón a sus víctimas.

  • Juan Toral

    Cómo no van poder identificar al conductor??
    Vamos hombre!!
    Entonces es inmune a multas y a cualquier cosa? Entregó el coche o se lo quedó? Total…