Inicio arrow Cicloturismo arrow Reportajes arrow La gran travesía de los Alpes: Etapa 4
Imprimir E-Mail Compartir
La gran travesía de los Alpes: Etapa 4
Gonzalo Vilaseca y Jorge Puig   
viernes, 29 de febrero de 2008

Los puertos que nos hemos encontrado desde Thonon hasta aquí ya los había ascendido en algún otro viaje a los Alpes. Sin embargo, desde Vars hasta Menton, todo lo que nos vamos a encontrar es nuevo para mi, lo que hace que estas dos últimas etapas me resulten mucho más atractivas que las tres anteriores.

La Cayole será la gran sorpresa del viaje

Etapa 4
La salida es a las 9h. Como hemos dormido en Vars Les Claux, nos toca de buena mañana subir los 4,5 Km. que nos separan de la cima. Ya nos sucedió en la Etapa 2 al salir de Valloire, pero la motivación para subir el mítico Galibier no es la misma que para subir el último repechito de Vars.

Col de Vars (2108m)
La mañana es fresca y el ritmo tranquilo, lo que nos permite admirar el verde paisaje y distinguir entre las piedras alguna que otra marmota típica de la zona. De Vars descendemos directamente a Barcelonette, una pequeña ciudad con gran tradición ciclista. Desde aquí hay dos variantes, una lleva por la Bonnette y la otra por La Cayole, nosotros haremos esta segunda opción. En Barcelonette hay que preguntar en varias ocasiones para encontrar la carretera que nos lleve a la Cayole, es una ciudad con muchas callejuelas y pocos carteles indicativos.

Nuestros sufridos acompañantes siempre encontraban un bar donde reponer fuerzas

Col de la Cayole (2326m)
La Cayole es uno de los descubrimientos del viaje. ¡Que puerto más bonito! Y no sólo eso ¡Sin tráfico! Es todo un acierto haber tomado esta variante en lugar de la Bonnette. Al principio la carretera discurre por la izquierda del valle, paralela a un riachuelo. Es una carretera estrecha pero bien conservada, una carretera con un trazado antiguo, de las que te permiten cierta intimidad con la naturaleza. Serpentea ligeramente trazando las laderas de las colinas, siempre por la izquierda del valle, vamos encontrando pequeños pueblos o bares a pie de carretera en los que los únicos clientes son los conductores de nuestro coche de apoyo. El calor aprieta y sin duda se lo merecen.

La Cayole es un puerto a la antigua, con carretera estrecha, asfalto picado y sin quitamiedos

La pendiente no es excesiva, algo que ya esperábamos en un puerto de 29 kilómetros. En un punto la carretera cambia de lado del valle y se empina un poco más, el paisaje sigue siendo de un verde frondoso, y los coches brillan por su ausencia. A lo lejos ya se divisa el paso del puerto, pero aún queda mucho. A pocos kilómetros de la cima la carretera empieza a serpentear y su dificultad aumenta, las largas rectas se convierten en unas cuantas curvas de herradura que luego dan paso a un corto zig-zag hasta alcanzar la cima. Siempre bajo un sol radiante y un calor soportable. La Cayole no tiene tanto renombre como otros puertos, pero su ascensión, por bonita, vale la pena.

Una fita muy simple para un puerto increíble

Si la ascensión nos ha gustado qué decir del descenso, tenemos que parar para hacer alguna foto de las muchas cascadas que nos vamos encontrando. Mientras unos ejercen el arte de la fotografía, otros ya óolo piensan en la comida y en cuadrar horarios con los franceses. Pactamos descender un poco más hasta encontrar un bar donde comer algo rápido: hoy el día no es complicado, pero nos han hablado de una piscina en Valberg, punto final de la etapa, que queremos catar.

Valberg (1700m)
Nadie conoce la subida a Valberg, algunos ni la habíamos oído nombrar. Como vamos bien de tiempo y la etapa no ha sido dura, decidimos animarla con ataques y tácticas de equipo. Los ataques se producen, pero las tácticas de equipo brillan por su ausencia. David, que se ha pasado la ruta a rueda de todo aquel que se la ofrecía, reacciona a la tortura psicológica de Pere atacando.

En el descenso de la Cayole nos encontramos con varias cascadas como esta

Nuestro asombro es tal, que lo dejamos ir... hasta que queda un kilómetro para coronar. Entre ataques y cacerías llegamos a Valberg sobre las 16h con la intención de pegarnos un buen baño en la piscina, algo que finalmente no podemos hacer por el fuerte viento que empieza a soplar.

La sorpresa final la pone la atractiva camarera de la pizzería Annapurna. Si se mezcla una mesa con 12 hombres y una camarera guapa, ya os podéis imaginar cómo se desarrolló la cena. Dejando de lado a la camarera, las pizzas eran exquisitas.

Datos del día: 110km, 5h15 de pedaleo, 2 puertos, 2271m de desnivel

Artículos relacionados:

La gran travesía de los Alpes: Etapa 1

La gran travesía de los Alpes: Etapa 2

La gran travesía de los Alpes: Etapa 3

La gran travesía de los Alpes: Etapa 5

 

Añadir comentario

No tiene permisos para comentar el artículo. Debe iniciar sesión o registrarse.

Opinión

Últimos temas

Tienda

Equipación Sportful + Spiuk Nexion
Equipación Sportful + Spiuk Nexion
149,50€

Equipación Sportful + Catlike Shadow
Equipación Sportful + Catlike Shadow
115,50€

Equipación Sportful + Chaleco Reflex 2
Equipación Sportful + Chaleco Reflex 2
109,50€

Mercadillo

Arueda.com