Tras el gran éxito de la pasada edición, la clásica de los Pirineos vuelve el próximo 3 de julio con más novedades y atractivos.

El pasado 3 de julio, más de 1.200 ciclistas pudieron disfrutar de la vuelta al calendario de una cicloturista mítica del Pirineo catalán, la Buff 4 Cims. El lunes 16 de enero se abren las inscripciones para todos aquellos y aquellas que quieran disfrutar de un entorno y un ambiente ciclista únicos

Tras un letargo de 25 años, el pasado 3 de julio volvía al calendario una marcha mítica de la agenda cicloturista. Recuperar una clásica de estas características era un reto tanto para la organización, como para el Ayuntamiento de Bagá, que debía albergar un aluvión de ciclistas atraídos por los encantos de rodar por los puertos míticos del Alt Berguedà. La valoración general de los más de 1.200 participantes no pudo ser más positiva, lo que ha llevado a la organización a redoblar esfuerzos para ofrecer una segunda edición cargada de atractivos.

Para 2017, la Buff 4 Cims mantiene sus dos recorridos. La 2 Cims, versión más asequible, cuenta con 110 km y 1.800 m de desnivel. La opción 4 Cims, que da nombre a la marcha, consta de 162 km y nada menos que 3.600 metros de desnivel y supera el Coll de la Creueta (1925m), la Collada de Toses (1800m), el Coll de Merolla y un estimulante colofón final: la ascensión de más de 20 kilómetros al coloso Coll de Pal, de 2.100 m de altura.

Las inscripciones se abrirán el próximo lunes 16 de enero, a las 10 h, a través de la web oficial de la marcha y estarán limitadas a 2.000 participantes. La inscripción, con un precio para los primeros inscritos de 39,50 €, incluye dorsal, chip de cronometraje, seguro RC, avituallamientos, servicio de asistencia médica y mecánica y un exclusivo maillot de una prestigiosa marca. La Buff 4 Cims cuenta con un fácil acceso por carretera desde Barcelona, desde donde se llega en poco más de una hora.