La primavera del ciclismo es la mejor porque empieza en febrero. Lógico, por otra parte, en un deporte cuyo invierno tiene sus primeros días a mediados de octubre. Precisamente ahora que el otro invierno, el meteorológico, parece empeñarse en recordarnos que todavía no se ha ido, este fin de semana comienza eso que se conoce como la primavera ciclista sobre esa superficie tan característica: el adoquín.

Esta temporada, además, será especial porque va a ser la última de uno de los grandes dominadores de las piedras. Fabian Cancellara lo deja a final de año, como ya sabemos. El hombre llamado a tomar su testigo no es otro que el actual campeón del mundo Peter Sagan. Sin embargo, veremos qué ocurren estas seis semanas donde el pavé es el gran protagonista del ciclismo internacional. Desde Arueda.com nos hemos propuesto dar algunos nombres a seguir en esta temporada. Para este año, sí, pero sobre todo para el futuro. A los Boonen, Van Avermaet, Terpstra, Vanmarcke o Roelandts los conoce todo el mundo. Pero alguien debe tomar el relevo.

Tiesj Benoot – Lotto-Soudal

Bélgica está loca de contenta con él. Joven, con carácter y olfato a pesar de su corta edad. Con sólo 21 años, ya en 2015 firmó un Top5 en todo un Tour de Flandes. Está claro que si no se estanca y mantiene su progresión, pronto estará levantando monumentos. Ayer mismo en la Het Nieuwsblad acabó tercero. Sólo terminaron por delante Van Avermaet y Sagan, que no son precisamente cojos.

Además de las clásicas de piedras, Benoot también ha demostrado fortaleza en vueltas de una semana. Sin ir más lejos, este año ha sido ya el maillot blanco en Algarve. Por ahora es el más completo de todos los jóvenes que apuntan a dominar las clásicas en el futuro. Su carrera es sin duda una esperanza para una afición que tiene en los adoquines y Ardenas su momento álgido de la temporada… más aún de lo normal allí, que ya es un sueño para cualquier otro país de Europa.

Luke Rowe – Team Sky

Rowe es de esos corredores de Sky que, de repente, aparecen. Sin que casi nadie del gran público supiera nada de él, irrumpió en la Omloop Het Nieuwsblad 2014 con un auténtico carrerón aunque acabó pagando la novatada al vaciarse demasiado pronto. Sin embargo, el británico se ha ido consolidando poco a poco. Ayer le pasó un poco igual, pues parecía el más fuerte hasta el momento decisivo, pero esta vez sí estuvo en la batalla (4º).

Le falta aprender a correr mejor a sus 25 años y muy probablemente le tocará echar una mano junto con Puccio a Geraint Thomas. Además, tiene ese punto curioso de no ser belga sino británico, un país que tradicionalmente no es que haya dado grandes clasicómanos. Eso sí, por sus condiciones es más apto –por ahora- para carreras más llanas, pues los muros sumados a la larga distancia se le acaban atragantando. Veremos con la madurez.

Yves Lampaert – Etixx-Quick Step

pave-primavera-vlaanderen-roubaix-benoot-lampaert

Lampaert, en la pasada París-Roubaix. Foto: Tim De Waele

Otro que por el momento se dedica a picar piedra a base de bien. Tiene mucha gente por encima en Etixx, empezando por Boonen y Terpstra. Incluso Vandenbergh. Sin embargo, se sigue forjando a la sombra de los tres con muy poca presión y varios buenos puestos. Antes o después le llegará el momento de coger las riendas y eso ya será otro cantar. Veremos si sigue en el equipo y llega a asumir el rol de jefe, si sigue pero se mantiene como gregario o, tercera vía, se marcha pronto para coger galones.

Dylan Groenewegen – Lotto NL-Jumbo

Otro que puede no sonarle a mucha gente, pero cuidado con él. Estamos ante el ganador del Tour de Flandes sub23 y eso no es cualquier cosa. Normalmente, quien gana esa carrera suele terminar delante también en profesionales. Con apenas 22 años, lo cierto es que en este 2016 no ha debutado aún en el adoquín. Sí lo conocemos en España ya, pues en la Volta a la Comunitat Valenciana le ganó el sprint de Alzira a todo un Bouhanni.

Groenewegen tiene una punta de velocidad que le permite meterse en llegadas masivas y ser competitivo –quizás le falten un par de peldaños para igualarse a los Kittel, Greipel, Cavendish y demás- y una planta poderosa que lo hace temible como rodador. Habrá que estar muy pendientes a su evolución.

Jasper Stuyven – Trek-Segafredo

Otro belga, obviamente. Y además también muy versátil y completo. Con más de 1,80 de estatura y 75 kilos altos de peso, Stuyven no sólo es un gran rodador sino que puede llegar a ganar en sprints como demostró el año pasado en la Vuelta a España. Jasper pasa bien los puertos cortos y eso le abre el abanico de posibilidades. Este año estará a probablemente al servicio de Cancellara en las grandes clásicas, pero lo veremos en otras clásicas de menor nivel.

Obviamente, estos cinco no son los únicos, pero sí es casi seguro que de este grupito saldrán muchos de los duelos que harán vibrar a la afición en los adoquines. Cuando se hace una selección de este tipo, está claro que existe el riesgo de dejar gente fuera pero también hay que decidirse. ¿Crees que falta alguien?