Inicio arrow Competición arrow Entrevistas arrow La aventura italiana de Diego Milán
Imprimir E-Mail Compartir
La aventura italiana de Diego Milán
Por Fran Reyes   
viernes, 21 de marzo de 2008
Tras un invierno de dificultades el joven ciclista español encontró acomodo en Acqua&Sapone.

A sus 22 años, Diego Milán está considerado como uno de los mejores ciclistas de su generación. Esprinter con vocación de clasicómano, combativo y buen gregario si es menester, lleva la friolera de quince años dedicado al ciclismo. Al principio, en las filas del C.C. Almansa, dirigido por su padre: desde benjamines hasta amateur, enrolado en el mítico Caja Castilla La Mancha sub23. Fueron trece años brillantes, de progreso constante, que le llevaron a ser Campeón de España como Cadete e incluso a participar como Junior en el Mundial de Hamilton.

Inicios prometedores
A los 20 años, Diego recibió la llamada de José Luis de Santos para integrarse en el nuevo Grupo Nicolás Mateos, que partía como filial continental de Saunier Duval. Estuvo dos temporadas en el equipo, y éstas “fueron como estar en casa”. Su rendimiento puede definirse como bueno, ya que se granjeó un palmarés lleno de puestos de mérito y que, además, incluía un triunfo de etapa en la Vuelta a Madrid 2006. Por no hablar de un magnífico quinto lugar en la Lieja-Bastogne-Lieja sub 23, donde le perjudicó la llegada en velódromo. Fueron, en definitiva, dos años fructíferos en los que, además de participar en otros dos Mundiales (Salzburgo y Stuttgart), vivió una enriquecedora experiencia en el Tour del Porvenir. "Mi intención era disputar las etapas al esprint. Pero fue una vuelta muy loca; con sub23 y sólo seis ciclistas por equipo... En la única llegada masiva fui tercero, detrás de Edvald Boasson Hagen (actualmente corredor de High Road) y Martin Kohler, que llegó fugado".

Además, demostró talante de buen gregario: "Después de esta etapa, me dediqué a estar al lado de Beñat Intxausti y Herrada; me encanta trabajar para un líder"; y de ciclista combativo: "En la penúltima etapa estuve en fuga desde el kilómetro cinco hasta a falta de ocho para la meta, con cuatro corredores más; pasé por seis puertos en cabeza". Después, ya en el Campeonato del Mundo sub 23 de Stuttgart, las cosas rodaron mal: "Un accidente casero días antes de la carrera me impedía apoyar las manos bien en el manillar; tuve un mal día y, encima, se me averió la cadena a poco de meta, impidiéndome realizar un puesto decente en la llegada". Empezó el calvario...

El lado oscuro
Un calcario que siguió este invierno, cuando vivió la cara B del ciclismo. Su escuadra estuvo en la cuerda floja la mayo parte del invierno y, finalmente, desapareció; tras esto, perdió un tiempo de oro negociando con equipos "que nunca decían sí" y alguna experiencia polémica y triste... "Llegabas a pensar que en realidad no valías como ciclista, muchos directores te hacían dudar de ti mismo con sus respuestas”, relata con amargura. Pero todo esto lo soportó "gracias a mi familia y amigos, porque hubo momentos de desesperación; por ellos estoy aquí...".

Acqua&Sapone
"Aquí" es Acqua&Sapone, equipo italiano al que llegó "fruto de la ayuda de un par de personas de España que me pusieron en contacto con un manager italiano; le explicaron mi situación y se interesó mucho en ayudarme porque sabe que puedo ser buen corredor el día de mañana. En poco tiempo nos pusimos en contacto con Masciarelli (manager de Acqua&Sapone); y en Navidad lo tenía hecho, tan solo faltaba la firma". Los inicios fueron un poco difíciles: "Llegue algo acojonado porque era el único español y, además, el último en incorporarme al equipo. Pero me quedé impresionado con el buen ambiente que hay en este equipo, en Italia todo es distinto. El trato al ciclista es mejor; no digo que en España sea malo, pero aquí es mejor", asevera. Y concluye con una frase reveladora: "Me están tratando de maravilla y siento que soy querido, algo que si hubiera fichado por equipo español quizá sería difícil".

De gregario
El objetivo para este año está claro: "Trabajar para Luca Paolini en las clásicas y aprender mucho de él. Siempre ha sido un ciclista que me ha llamado la atención, poder estar con él en el equipo es todo un sueño para mí. Además, desde el primer día solemos hablar; es uno de los compañeros con el que más confianza tengo. Correremos bastante en Bélgica y estamos pendientes de la invitación del Tour de Flandes". Su calendario, pues, empezó en la Clásica de Almería y la Vuelta a Murcia; seguirá con los Tres Días de la Panne y la Gante-Wegelvem; y, ya en mayo, Vuelta a Asturias y Clásica de Alcobendas. Esta es la aventura de Diego Milán, uno de los mejores corredores de su generación desde la categoría cadete y que buscará confirmar sus cualidades fuera de nuestras fronteras ante la precariedad de ofertas que se estila en el ciclismo español.

Más información:
www.diegomilan.com
 

Añadir comentario

No tiene permisos para comentar el artículo. Debe iniciar sesión o registrarse.

Opinión

Tienda

Equipación Sportful + Spiuk Nexion
Equipación Sportful + Spiuk Nexion
149,50€

Equipación Sportful + Catlike Shadow
Equipación Sportful + Catlike Shadow
115,50€

Equipación Sportful + Chaleco Reflex 2
Equipación Sportful + Chaleco Reflex 2
109,50€

Mercadillo

Arueda.com