Siempre se achacó a la Volta a Catalunya que su gran cartel de protagonistas era contrarrestado por la escasa creatividad de sus recorridos. La organización de la carrera está sujeta a la necesidad de salir y llegar en los municipios interesados por acoger la carrera y a compromisos publicitarios como el suscrito con FGC, que en cierto modo obliga a llevar los finales en alto de la ronda catalana a las estaciones de esquí que gestiona la empresa pública de ferrocarriles. El resultado de esto eran etapas de montaña descafeinadas por culminar en cómodas carreteras de acceso a un complejo recreativo invernal, amplias y de pendiente amable y sostenida, rodeadas de jornadas que acababan invariablemente al esprín.

No obstante, esta edición de la carrera está contradiciendo a los críticos con propuestas distintas y divertidas. La inicial deparó una sorpresa que casi se convirtió en disgusto, con tres grandes motores como Maciej Paterski (CCC), Pierre Rolland (Europcar) y Bart De Clercq (Lotto-Soudal) escapando al control del pelotón. Los equipos grandes, quejumbrosos de no haber recibido bien las referencias necesarias, lograron evitar con un esfuerzo final que la pelea por la general de la carrera quedara circunscrita a los aventureros. Al día siguiente, una ruta quebrada en su parte final acabó con doblete de Movistar Team mediante Alejandro Valverde y José Joaquín Rojas.

Ayer, en Girona, la competición fue preciosa. El Alt des Angels, conocido por todos los ciclistas residentes en la capital de la Costa Brava, fue aprovechado por los Tinkoff-Saxo, que rompieron la carrera ayudados por Astana y por el infortunio de Valverde, que hizo el afilador con un compañero mediada la última subida y por ello se descolgó del grupo que llegó destacado a meta con Aru, Martin, Talansky, Urán, Contador, Porte y el diminuto Domenico Pozzovivo, que escapó en el último kilómetro para apuntarse la victoria parcial. “Hemos intentado sacar petróleo de donde no hay”, explicó Alberto Contador. “Hemos dado todo, en el llano, subiendo, bajando… Y al final nos hemos quedado un grupito. Más no se puede hacer”.

Entre los distanciados: los tres escapados del primer día (Rolland fue quien mejor aguantó: sólo cedió 22”), el citado Valverde… y Chris Froome. “Cuando se ha puesto Kiserlovski hemos visto que se ha abierto [Froome] y ha perdido tiempo”, indicó sucinto Contador, ocultando su satisfacción. En el transcurso de la emboscada, el pinteño realizó gestos ostensibles a sus compañeros de aventura para que colaboraran con él a la hora de poner tierra de por medio. Es la típica maniobra que le acerca a los aficionados y despierta recelo dentro del pelotón. “Tampoco estoy enfadado, pero sí que es verdad que ya que se ha hecho un hueco quieres colaborar. Pero cada uno defiende sus intereses y tiene sus estrategias, y hay que respetarlas”. Sólo logró tímidos relevos.

Altimetría de la 4ª etapa de la Volta a Catalunya

Altimetría de la 4ª etapa de la Volta a Catalunya

Hoy llega el plato fuerte de la semana: 188 kilómetros entre Tona y La Molina con varios altos puntuables, siendo el más significativo el Alt de la Creueta, con 21 kilómetros al 4,5% que se coronan a 42 kilómetros de la meta de La Molina, estación de esquí a la cual se llega tras poco más de cinco kilómetros de carretera poco insidiosa.

La carrera será retransmitida por Esport3, Teledeporte y Eurosport, que conectarán a partir de las 15:30. Puede ser seguida en Twitter a través del hashtag #VoltaCatalunya.