A dos días del inicio del Criterium del Dauphiné, Alberto Contador habla de sus sensaciones a un mes de comenzar el Tour de Francia.

Alberto Contador vuelve a la competición tras su victoria en la Vuelta al País Vasco en el Critérium del Dauphiné, que comienza este domingo. Con la mirada puesta en el Tour de Francia, el de Pinto está contento de cómo ha trabajado en este último período de tiempo.

“Han sido unas últimas semanas de mucho trabajo, de intentar hacer una buena base, pensando siempre en el Tour de Francia –dice Alberto Contador–. He hecho un trabajo sobre todo de fuerza y espero que todo vaya bien. El Dauphiné será importante para dar velocidad a las piernas, que será lo que más me faltará todavía, pero lo más importante es que no ha habido contratiempos, y eso es siempre una buena noticia”.

Contador se plantea el Dauphiné “de manera algo diferente a las carreras del principio de temporada, porque el objetivo es poner el cuerpo a punto para el Tour de Francia. Por supuesto, ya hay mucho trabajo detrás, y eso se verá, pero también habrá días duros en los que podré ver cómo estoy respecto a los rivales. Cuando termine el Dauphiné sabré si tengo que dar más intensidad a los entrenamientos o si debemos ir un poco más cautos”.

Y es que el recorrido de este año “es muy, muy duro y exigente. Quizás llama la atención que la mayoría de los finales en alto no son muy duros, aunque a cambio están precedidos por otros puertos muy exigentes. Son finales al 5 % o 5,5 %, pero se llegará a ellos justos de fuerza. Y porque es un recorrido muy exigente, cambia un poco la obligación de disputar la carrera, porque no puedes desgastarte ni desgastar tanto al equipo. Habrá que ir día a día”.

Pero con respecto al año pasado, y siempre con el Tour en mente, Contador asegura: “Me veo bien, con ganas e ilusionado. Todavía me falta para llegar a un estado óptimo de forma, pero así es como está planificado, porque todavía quedan cuatro semanas para estar a tope. El Dauphiné es lo que me permitirá dar un punto de intensidad que me vendrá bien para el Tour. Y por supuesto que me siento mucho mejor que el año pasado. A estas alturas estaba destrozado, muy cansado a causa de las exigencias del Giro de Italia. Mis sensaciones son ahora mucho mejores”.

“Después del Dauphiné habrá que recuperar y en función de mis sensaciones, daremos más o menos intensidad a los entrenamientos. Me concentraré para seguir trabajando y la diferencia será que incorporaré el Campeonato de España en línea, pensando en el Tour y también en hacer una carrera larga de un día, como la de lo Juegos Olímpicos, aunque no sean comparables”, finaliza Contador.