Ha estado callado durante meses mientras su antiguo patrón, un hombre excéntrico donde los haya, ha ido lanzándole dardos cada vez que ha tenido un altavoz para hacerlo, por pequeño que fuese. Pero todo tiene un límite, y ahora que la relación contractual entre ambos ha terminado, Alberto Contador ha decidido hablar. Lo ha hecho sin grandes estridencias, pero el madrileño dejó anoche en los micrófonos de la Cadena SER alguna respuesta al magnate ruso.

En primer lugar, aseguró que Tinkov no le generaba ningún afecto, por lo que ni siquiera piensa en todo lo que sobre él ha dicho: “No voy a gastar energías en atacarle. Para mí es una parte de mi carrera deportiva, y por suerte ya es pasado”, explicaba el pinteño, que no obstante después sí se soltaba: “El problema vino cuando renové mi contrato en 2014 y a los pocos días despidió a Riis, que fue la razón por la que firmé. Supe que todo cambiaría y así ha sido”, comentó.

“Yo bebo champán con mis amigos”

Una de las críticas más llamativas de Tinkov sobre Contador estaba relacionada con su actitud dentro del equipo. Según el ruso, el ciclista no bebía champán en las reuniones “porque siempre está obsesionado con el peso”, y lo calificaba como un hombre aburrido hasta el punto de que le dijo que “se quedase en casa” cuando convocó al grueso de la plantilla a final de temporada. Contador también respondió a eso: “Yo bebo champán con mis amigos, no con él”, aunque añadió que esas palabras del empresario sólo le generaban indiferencia: “Si eso te lo dice alguien a quien tienes afecto, te puede influir. No es mi caso”.

ivan-basso-alberto-contador-oleg-tinkov

 

Finalmente, el diagnóstico del madrileño sobre la situación vivida en el seno del equipo Tinkoff fue bastante clara: “Él –por Tinkov- tiene mucho dinero y compró un equipo, pero no ha sabido gestionarlo”. Y conociendo al banquero ruso, esto sí es un torpedo en la línea de flotación. Y más aún cuando lo compara con Riis: “El problema es que no había un líder capaz de dirigir un grupo de más de 70 personas. Puedes tener mucho dinero, pero Riis tenía una serie de cualidades y Tinkov no”, remató.

Ganar el Tour

Con dos victorias, la última en 2009, y 34 años, volver a alzar los brazos en París no va a ser tarea fácil para Contador. Él lo sabe perfectamente, pero confía en que podrá con ello. Nadie ha logrado ganar nunca el Tour después de siete años sin subir al podio. Sin embargo, Contador confía: “Si he decidido seguir es porque me veo ganando el Tour”, explicó en la SER. Además, asegura que para ganar lo primero que hay que hacer es verse ganador.

Alberto Contador y Oleg Tinkov en el Criterium de Dauphiné 2016.

“Yo antes del Tour no firmaría nada que no fuera ganar. Tiene que ser así. Si te ves ganando, puedes optar a ganar. Si te ves en el Top5, después no tienes nada que hacer”, continuó Contador, que se dice “muy motivado” por este reto después de haber conseguido “pasar página” de su anterior etapa deportiva con Tinkov. Desde luego, el ambiente en Trek parece ser bastante diferente, e incluso el manager Guercilena ha dicho varias veces que lo primero que quiere para Alberto este año es que se mueva en un ambiente tranquilo donde pueda estar centrado únicamente en ganar.

Por último, Contador no cerró del todo la puerta a participar en la próxima edición de la Vuelta a España. “Lo iremos viendo con el equipo”, comentó a este respecto. De momento estará sólo este año con Trek aunque tiene opción a otro más, porque considera que es mejor “ir decidiendo a medida que avance la temporada, sin atarse demasiado tiempo”. Lo que está claro es que Tinkov ya no ocupa el tiempo ni el pensamiento de Alberto Contador. Veremos si lo deportivo se termina cumpliendo.