Alberto Contador renuncia a los Juegos de Río por las caídas en el Tour y ya piensa en la Vuelta. Su fichaje por el Trek-Segafredo para 2017 parece inminente.

Tras su abandono en la 9ª etapa del Tour de Francia a causa de las dos caídas consecutivas sufridas en las dos primeras etapas, Alberto Contador se sometió ayer en la Clínica CEMTRO de Madrid a una revisión médica a cargo del doctor Manuel Leyes y su equipo para evaluar su estado físico. El diagnóstico fue de dos roturas fibrilares en la pierna izquierda, en el vasto intermedio (cuádriceps) y en el gemelo interno, que le han impedido pedalear con normalidad. Además, sufre contusiones múltiples, especialmente en el supraespinoso y deltoides del hombro derecho.

“Después de lo que me ha dicho el doctor Leyes, los Juegos Olímpicos están descartados, porque no es cuestión de ir, sino de llegar a ellos en óptimas condiciones, y eso parece que no va a ser posible. Ahora mi objetivo es recuperarme para la Vuelta a España, a la que sí creo que podré llegar. Intentaré acortar los plazos, pero ahora lo que conviene es descansar bien para recuperarme –dijo Contador–. Es un golpe para la moral, porque era mi segundo gran objetivo del año, después del Tour. Este año el recorrido es atípico, apto para los escaladores, y podía haber hecho una buena carrera, pero las cosas vienen como vienen. En contrapartida, parece que estoy en plazo para correr la Vuelta y eso me da ánimos”.

El ciclista madrileño también habló de su futuro en el día de descanso en Andorra: “Soy corredor del Tinkoff hasta final de año, aunque en breve vamos a cerrar un acuerdo con un equipo y el año que viene volveremos a intentarlo en el Tour”. Según el portal anglosajón cyclingnews.com, Contador habría cerrado ya un acuerdo para las dos próximas temporadas con el Trek-Segafredo, cuya estrella Fabian Cancellara se retira a final de año, con el segundo año del contrato opcional para ambas partes.

El plazo para hacer oficiales los fichajes comienza el 1 de agosto, pero las informaciones apuntan que El Pistolero llevaría consigo al menos a dos corredores, entre ellos Jesús Hernández, además de algún miembro del cuerpo técnico. Este sería el último contrato profesional de Contador, que conseguiría otra nueva oportunidad de asaltar el Tour, gesta para la que contaría con un gregario de lujo en el conjunto estadounidense, Bauke Mollema. El Trek-Segafredo también espera incorporar al alemán John Degenkolb para reemplazar a Cancellara en las Clásicas.

Alberto Contador Trek-Segafredo