Se le ve otro gesto en la cara. El año pasado, Dani Navarro no fue feliz haciendo lo que le apasiona. Porque realmente no pudo hacerlo. El ciclista asturiano del Cofidis tuvo una temporada marcada por las caídas, que parecía que se las llevaba todas. Pero ahora sonríe. Está sereno y, sobre todo, contento.

Porque, según dice, jamás hasta ahora en su vida se ha encontrado tan bien por estas fechas: “Estoy mejor que nunca para la época del año en la que estamos. Eso me da mucha confianza para afrontar la temporada y, sobre todo, disfrutar de la bici porque el año pasado no pude hacerlo”, explicaba el corredor a esta web en la mañana de ayer. Dani se encuentra ahora disputando la Vuelta a Andalucía, con un trazado que le viene especialmente bien y en el que vuelve a sentirse ciclista.

“Atacando se disfruta mucho de este deporte”, dice cuando se le pregunta sobre su ofensiva actitud en este inicio de temporada. En la Volta a la Comunitat Valenciana, la prueba de su debut hace un par de semanas, estuvo siempre con los mejores e incluso lo probó para ganar: “Me siento muy bien. Verme en Valencia tan arriba, con la participación que había, me ha dado mucha motivación. Ya que el año pasado sufrí tanto por las caídas, ahora que puedo quiero disfrutar y probarlo”. Fue noveno en la general y quinto en la etapa reina del Xorret de Catí.

Un año de crédito

La temporada 2015 fue aciaga para él. Una avería en Murcia, una caída en Andalucía. Y cuando reaparecía en la Volta, otro accidente lo mandó para casa. Hubo un nuevo episodio en el Tour con una caída que se llevó por delante a casi todo el equipo Cofidis, pero finalmente pudo terminarlo.

Así que en la escuadra francesa supieron ser comprensivos con su situación. Navarro ha logrado dos victorias para el equipo en sus tres temporadas –la Vuelta a Murcia 2013 y una etapa en la Vuelta a España, en 2014-, además de darle presencia a la formación crediticia en las grandes con dos puestos en el Top10 de la general. Noveno en la ronda española y décimo en el Tour de Francia. Un rendimiento que hizo que el año pasado, Cofidis le renovase su contrato por otra temporada más.

Dani-Navarro-cofidis-vuelta-andalucia

El año, reconoce, fue muy duro. Pero no hay mal que por bien no venga, y Navarro prefiere darle la vuelta a las cosas: “Es verdad que la temporada fue mala por varias circunstancias, sobre todo los accidentes. Pero no me arrepiento. Hice el Tour, también la Vuelta… al final tuve casi tantos días de competición como una temporada normal y eso está en las piernas. Me gusta pensar que, en parte, este buen punto de forma en este invierno también viene de ahí”, comenta el gijonés.

¿Por qué no en Peñas Blancas?

Todo eso quedó atrás. Ahora, Dani Navarro se centra en volver a su mejor versión, y desde luego que sus sensaciones actuales apuntan a ello: “He hecho un gran invierno, ayudado por el buen tiempo. He podido trabajar muy bien y los resultados se están notando ya”. Ahora espera refrendarlo en esta Vuelta a Andalucía, donde también muestra sus ambiciones. “El día de Peñas Blancas será decisivo y la subida me viene muy bien”. Cuando se le pregunta por la victoria de etapa responde con un “¿por qué no?” lleno de intención.

Después de la Ruta del Sol, el asturiano estará un tiempo parado: “Voy a quedarme unas cuatro semanas sin competir y luego volveré en la Volta a Catalunya”. Una carrera de la que, hasta el año pasado, también guardaba buen recuerdo. Después le llegará el turno a la Vuelta al País Vasco, las primeras pruebas del World Tour en un calendario que en verano volverá a pasar por el Tour.

Son once temporadas como profesional, con 13 grandes vueltas en las piernas. A sus 32 años –cumplirá 33 en pleno Tour de Francia-,  Navarro está más alegre que nunca. El gijonés recuerda al de sus mejores tiempos. Y esa es la mejor noticia para un equipo Cofidis que se ha venido centrando en el sprint masivo con Bouhanni durante los últimos meses y recupera a su mejor hombre para la montaña. La temporada es larga, pero Dani ya ha recuperado la sonrisa.