El kazajo del Astana cayó varios metros por un barranco en la última etapa de la París-Niza fracturándose dos vertebras lumbares.

El joven corredor de 24 años del Astana sufrió una aparatosa caída en la última etapa de la París-Niza precipitándose por un barranco en pleno descenso y teniendo que ser rescatado en un esfuerzo colectivo de la policía y los bomberos.

En el tramo de descenso entre L’Escarene y Grave de Peille, Fominykh calculó mal una curva y cayó varios metros. Durante el tiempo que duró el rescate la carretera se mantuvo cerrada al tráfico y fue necesaria la colaboración de diez gendarmes y diez bomberos. Además, se desplegó una unidad especial de “respuesta ante un entorno peligroso”.

Se fracturó dos vertebras lumbares (L1 y L3) en el accidente, por lo que estará fuera de competición al menos durante un mes, aunque en ningún momento perdió el conocimiento según ha asegurado Astana en usu cuenta de Twitter. El corredor kazajo deberá, sin embargo, llevar un corsé durante la recuperación.