Sabe que está ante el que debe ser el año de su confirmación en el World Tour. Darwin Atapuma afronta el reto con naturalidad y, sobre todo, con ilusión. Después de dos temporadas llenas de percances, caídas y lesiones, sólo pide que este año le respeten. El ‘Volcán de Túquerres’ es uno más de esa punta de lanza en la mejor generación colombiana de la historia. Lo llaman así desde que, en una carrera nacional celebrada en el departamento de Nariño, unos periodistas lanzasen el grito de guerra cuando ya se sabía ganador. “Va a estallar el volcán. ¡Va a estallar el volcán!”, decían. Y se le quedó.

Pero pese a venir de zona caliente, con el activísimo Galeras echando humo y lo que no es humo cada vez que se le antoja, Darwin desprende serenidad. El colombiano atendió a Arueda.com durante la pasada Vuelta a Andalucía, en una charla donde abordó la actualidad de su equipo, las metas que se ha fijado durante esta temporada, el cambio de mentalidad y también analizó, desde su punto de vista, la eclosión del ciclismo colombiano. De la que, por cierto, asegura que todavía no ha terminado y sigue viniendo más gente desde abajo.

Empecemos con los meses que le han llevado hasta aquí. ¿Cómo se han dado el invierno y la pretemporada?

Ha ido muy bien. Va a ser mi tercer año con el equipo BMC, que me ha vuelto a dar la confianza. Estoy muy feliz y tengo la intención de hacer las cosas mejor este año, aprendiendo con ciclistas grandes como Gilbert, Samuel, Van Avermaet. Quiero sacarle un poco de provecho a todo lo que ellos tienen. He hecho una buena preparación en Colombia, donde noviembre y diciembre son meses de muy buen tiempo. Hemos empezado el año en España y ha sido una buena preparación. He podido trabajar muy bien y creo que los resultados van llegando.

BMC ha hecho grandes incorporaciones. Richie Porte es un ciclista de primer nivel, y sigue Van Garderen. ¿En qué lugar le deja eso a usted, un corredor que aún no ha despuntado en una gran vuelta pero sí tiene ese perfil para carreras de tres semanas?

Para mí las carreas de tres semanas como el Giro o la Vuelta, sobre todo el primero, me vienen bastante bien. Pero sobre todo ahora, con mejor preparación y una mentalidad más positiva, espero sacar un mayor provecho de ellas. Creo que tengo un sitio importante en el equipo. Me han dado mucha confianza en todo momento, y espero poder corresponderles de la mejor forma.

Es su tercer año en BMC, y por diversas circunstancias aún no se ha estrenado. ¿Es algo que le obsesione, o prefiere ir paso a paso?

La victoria llegará. Lo he estado buscando los dos primeros años, pero he tenido distintos inconvenientes que me lo han impedido. Espero que esta vez sea mejor y que esos problemas me respeten. Creo que puede ser el año en logre un triunfo.

A principios de temporada, los ciclistas tienen reuniones con los directores para planificarlas. ¿Le han dicho qué esperan de usted este año?

Este año tengo en mentey quiero ganar etapa en el Giro de Italia. Como decía es una carrera que me gusta y me viene bien. Tanto en la segunda como en la tercera semana suelo desenvolverme mejor, y normalmente ahí es donde se decide la general. Espero lograrlo porque me siento preparado. Y, Dios mediante, me gustaría terminar entre los cinco mejores de la carrera.

¿Cuál va a ser su programa de competición hasta el Giro?

Bueno, ahora (ndr: en el momento de la entrevista se disputaba la Vuelta a Andalucía) haré Sud Ardèche y la Drôme Classic. Luego tendré unos 20 días en los que no sé si podré ir a Colombia o entrenaré aquí Europa. Después estaré en la Volta a Catalunya y País Vasco. Luego es probable que haga Amstel y Flecha y ya el Giro.

BMC ha renovado el patrocinio hasta 2019, lo que supone una apuesta muy en serio. En la rueda de prensa donde anunció el acuerdo, el manager dijo que querían ganar el Tour. ¿Cree que ya están preparados para ese asalto, o todavía tardará un poco?

Este equipo tiene mucha experiencia, y este año Richie Porte va a ser una ficha muy importante. Junto con Tejay, Samu… son corredores que llevan mentalidad ganadora. Desde luego, este año se va a intentar con todas las fuerzas. Sería muy bonito acabar la temporada con un título así.

Sin embargo, personalmente usted prefiere el Giro…

Personalmente me encanta el Giro, pero el Tour es una carrera en la que cualquier ciclista sueña con participar. Este año voy a hacer el Giro y, en principio, la Vuelta. Pero no pierdo las esperanzas de estar en el Tour. Por eso quiero hacer un buen principio de temporada, porque no todo está escrito todavía, el año es largo y puede que me necesiten para el Tour.

Este año acaba contrato con BMC. ¿Le supone alguna presión extra?

Bueno, no es así del todo. Tenía hasta este año, pero había un precontrato para 2017 si el equipo continuaba. Si lo hago bien creo que puedo seguir. Pero para eso falta mucho, acabamos de empezar y quiero dar el 200 por cien y, por qué no, poder firmar por más tiempo. Le tengo mucha ilusión a este año.

darwin-atapuma-bmc-colombia

“Colombia tiene futuro”

 Usted es parte de una generación colombiana que puede tomar el relevo de esta generación española como dominadores del ciclismo. ¿Cómo se vive en su país, y cómo se está trabajando con la base?

Desde hace cuatro o cinco años el ciclismo ha resurgido, porque se estaba perdiendo un poco. Ahora es uno de los deportes estrella, después del fútbol claro. Ahora todo el mundo ve ciclismo, hay mucha afición y todo el mundo quiere montar en bicicleta gracias al realce que ha tenido el deporte. Nairo, Sergio Henao, Rigo Urán, yo mismo, todos estamos en equipos World Tour y hay muchos niños que se fijan en nosotros.

Aparte de esa generación suya, se conoce ya a Miguel Ángel López y a Gaviria que son aún más jóvenes. ¿Sabe usted de algún joven más que, sin ser conocido, ya le vea usted futuro?

Hay muchos, está saliendo mucha gente. Yo por ejemplo tengo un sobrino que es sub23 de primer año y está andando muy bien. Paso mucho tiempo en Europa, pero sé que ahora las escuelas han cambiado mucho la mentalidad de las direcciones. Ahora su forma de trabajar cada vez se asemeja más a la europea. Ahora mismo hay carreras nacionales para chavales de catorce, quince, diecisete años por ejemplo, donde tienen que poner un límite porque se inscriben muchísimos muchachos.

Para cualquier amante del ciclismo oír eso es una alegría. Sea del país que sea.

(Asiente y sonríe) Ha habido veces que incluso se han quedado 50 o 60 chavales fuera una vez cerradas las inscripciones. Claro que da alegría ver que el ciclismo va creciendo.

Paradójicamente, con este panorama tan bueno en la base, el que era hasta ahora equipo más importante del país y por el que usted pasó, ha desaparecido. ¿Cree que llegará pronto alguna otra estructura que pueda sustituir al Team Colombia?

Es una pena, porque era un equipo con gran ambición y se terminó. La idea inicial era estar en el Tour y poder pelearlo. Se pudo ir al Giro y a la Vuelta. Creo que en algunos aspectos hubo un mal manejo, se prestó más atención a lo económico y por eso poco a poco se fue acabando. Era un presupuesto muy alto, y el no tener resultados acabó por desanimar al Deporte de Colombia. Pero el problema no era la calidad de los ciclistas.

En cuanto a este deporte, los ciclistas colombianos suelen tener una historia detrás de su llegada al ciclismo. ¿Cómo empezó usted en este deporte?

Pues la historia mía viene de mi hermano, Remigio Atapuma. No sé cómo, pero le gustó el ciclismo. Era el único que montaba en bicicleta, porque mi familia no tiene tradición ciclista. Él tenía un pequeño taller de bicis y me acondicionó una para mí. Me dio mucho apoyo y yo seguí sus pasos. Cuando él iba a correr a Bogotá o salía al centro del país, yo soñaba con hacer lo mismo algún día. Afortunadamente he podido tocar ese sueño, correr las mejores pruebas de Colombia e incluso venir a Europa. Y en BMC que es de los mejores equipos del mundo.

Hablemos de su casa. ¿Cómo es Túquerres?

Mi tierra está al Sur de Colombia, en la frontera con Ecuador. Vivo a 3.100 metros. ¡Hace bastante frío! Pero va muy bien para entrenar. Puedo llegar en MTB hasta 4.000 metros, es una gran ventaja porque cuando vengo a correr a Europa ya estoy muy acostumbrado a la altitud y eso se nota en el rendimiento.

Y por último, ya por curiosidad. ¿De dónde viene ese apodo del Volcán de Túquerres?

En mi tierra hay varios volcanes, uno en la capital de Nariño que se llama Azufral y otro en Túquerres, el Galeras. Estaba disputando una carrera nacional allí en la región y cuando vieron que iba a ganar, los periodistas dijeron “¡Va a estallar el Volcán!”. De ahí se me quedó el nombre. También me dicen el Puma, por mi apellido. Pero lo del volcán es más conocido.