África ha dado un nuevo paso de gigante en el ciclismo mundial. Y es que el equipo sudafricano Dimension Data-Qhubeka –hasta ahora MTN- ha conseguido formar parte de la máxima categoría de este deporte: el World Tour. Un paso que, además, permite cerrar también el club más selecto de la elite en las 18 escuadras que quería la UCI.

La decisión fue ratificada ayer por la Comisión de Licencias, y para el Equipo de África, como ellos mismos se definen, ha supuesto “un día histórico”, como anunciaron en una nota de prensa nada más hacerse público. Lo cierto es que este es el culmen de un proceso que se venía gestando desde hace meses. El fichaje de Mark Cavendish, que se llevó a varios componentes de su ‘treno’ de confianza, era un síntoma inequívoco de la apuesta por subir de división con la entrada de un nuevo patrocinador principal.

Y es que Dimension Data, empresa importante de servicios TIC con base en Sudáfrica, se ha hecho cargo del equipo. Para encandilar a los nuevos patrones y mantener contenta a la marca Cervélo, desde la dirección deportiva decidieron hacer fichajes de renombre con Brian Smith a la cabeza de las negociaciones. Ya hubo una fuerte renovación el año pasado, y la llegada de una estrella como Cavendish ahonda en este planteamiento.

Esto obviamente implica un descenso de ciclistas africanos. Para el año que viene están confirmados 12, de una plantilla de 26. Por primera vez, a falta de que se pueda concretar algún fichaje más puesto que esa cifra de corredores está en los mínimos de un equipo World Tour, los africanos serán menos de la mitad del equipo. El año pasado eran 14 sobre 24, y hasta entonces los europeos tenían una presencia testimonial y con la función de hacer de maestros para los jóvenes valores locales.

Más competencia por las ‘Grandes’

Salvando mucho las distancias, recuerda un poco a lo que sucediera con Euskaltel en 2013, que tuvo que globalizarse para mantenerse en el World Tour. Las circunstancias eran distintas, con el antiguo sistema de puntos funcionando, pero lo cierto es que el Equipo de África también se ha abierto más allá de sus fronteras. Eso sí, mantiene a jóvenes como Berhane o Kudus, o al ya más hecho Teklehaimanot. El anuncio les pilla en Ciudad del Cabo, en el primer stage de pretemporada, y obviamente ha sido un subidón de moral tremendo. “Recibir esta noticia aquí, donde estamos preparando la próxima temporada, es la mejor motivación para mirar adelante hacia 2016”, ha dicho el jefe del equipo Douglas Ryder.

Por otra parte, la llegada de Dimension Data y el cierre del WT en 18 escuadras implica que en 2016, las grandes vueltas van a repartir sólo cuatro invitaciones para equipos Profesionales, lo que hará más difícil la competencia por un hueco en las carreras de tres semanas. En una temporada en la que, además, habrá 23 equipos en la segunda categoría si todos pasan el corte. Más que nunca. Y la posibilidad de que vuelvan a repartir cinco ‘wild cards’ y eleven el número de equipos no parece muy verosímil, puesto que parte del debate en la UCI está centrado en la reducción de ciclistas en el pelotón para evitar accidentes.

Y precisamente un ex de la escuadra africana también está de enhorabuena. Y es que el Cult-Energy-Stölting de Gerald Ciolek recibió también confirmación de que será equipo Profesional en 2016. El matrimonio de conveniencia ha salido bien por el momento, y ya sólo falta que la carretera lo refrende o no. Ya sólo hay cuatro equipos que aún deben pasar el examen de la Comisión de Licencias: el Direct Energie –hasta ahora Europcar- de Bernaudeau, CCC Sprandi y los italianos Bardiani y Tharcor –antiguo Southeast-, que todavía no han pasado el corte mientras en Italia se habla del escándalo de los corredores que pagan por tener un contrato.

Por lo demás no ha habido sorpresas y todos los World Tour que quedaban en la Comisión han salido adelante. Entre ellos el Katusha y el Tinkoff, y también el Lampre-Merida, único italiano en la categoría. Pero, sin duda, la gran noticia del dictamen de la Comisión de Licencias es la llegada de un equipo como Dimension Data al escalafón más alto del ciclismo. Un conjunto globalizado, sí, pero de corazón africano. Y esto es sólo un paso más para un continente que ya va dejando de ser el futuro de este deporte para convertirse en su presente.