Todo deportista de élite tiene tras de sí una epopeya, y Jack Bobridge no es para menos. Su historia está acompañada además por unas maneras sencillas y afables que sobre la bicicleta se convierten en rudeza. “Lo que mejor se le da es provocarse dolor, sufrir de verdad”, dice sobre él el exiclista Robbie McEwen. Es esa cualidad la que le convierte en apto para batir el récord de la hora de Brändle el próximo sábado 31 de enero, la que le ayudó el martes a imponerse en la primera etapa del Tour Down Under mediante una arrancada brutal tras toda una jornada quemando energía en la fuga, la que el miércoles le permitió aguantar el liderato en el repecho de Stirling pese al esprín desaforado de Lobato y compañía. ¿Afectará esto a tu tentativa de récord de la hora? “En este momento me concentro en el Tour Down Under. Me concentraré en el récord de la hora cuando se acerque la fecha”, zanja.

El maillot ocre que acredita al líder de la carrera de las antípodas abandonó esta madrugada al rudo Bobridge para vestir a Rohan Dennis. El ejecutivo agresivo fue el más inteligente en el final en cuesta de Paracombe. Su coequipier Cadel Evans cubrió los movimientos de Geraint Thomas y Simon Geschke para dinamitar la carrera a favor de Richie Porte y Tom Dumoulin. Cuando estos, los más fuertes, dudaron, un grupo cazó desde atrás; Dennis, que viajaba cobijado en él, asestó un ataque mortal y triunfó con mérito. Ahora tiene un liderato que defender en la carrera más importante de su país en la previa de su esfuerzo por el récord de la hora, que ocurrirá el domingo 8 de febrero. Para más inri, una circunstancia enrarecerá su reto: esta es la última carrera de Evans en primera división. Quiere ganarla aunque hoy haya colaborado en la victoria de Dennis secando los ataques de Pozzovivo y compañía en su busca, y está a sólo 3” de su joven coequipier en la general con una jornada decisiva por delante (Willunga Hill) y muchas bonificaciones en juego.

En peor tesitura está el tercero de los que conformaron el aluvión de candidatos al récord de la hora. Alex Dowsett iba a realizar su tentativa el 27 de febrero; la inversión económica en publicidad, material y entrenamiento estaba realizada. Mientras Movistar Team mimaba la mercadotecnia, el británico preparaba sus piernas en la región de Essex. En esas se encontró una caída que le partió la clavícula y le obligó a pasar por el quirófano. Aunque en un principio fue obstinado y mantuvo sus planes en marcha, hoy se ha resignado y ha oficializado su renuncia al reto del velódromo. “Tanto corredor como equipo creen que mantener la fecha del 27 de febrero como objetivo no sería realista. Movistar Team también considera que forzar su celebración a toda costa sería una decisión muy comprometida, que pondría en riesgo el resto de la temporada de Alex y añadiría una presión extra innecesaria a su recuperación”, aseveró hoy la escuadra telefónica en un comunicado que concluía apuntando la posibilidad de retomar el desafío “una vez Alex esté totalmente recuperado”.

Más información
Aluvión de candidatos para el récord de la hora