Cada vez es más común ver controles de alcoholemia a ciclistas en la ciudad de Madrid. Desde que en el año 2014 se inaugurase el servicio de bicis de alquiler, BiciMad, el uso de la bici en el centro de la ciudad no ha dejado de crecer. El número de ciclistas que da positivo en los controles, tampoco. Solo en el último año se ha multiplicado por 10 el número de ciclistas que han dado positivo. Actualmente el 30 % de estos conductores ha dado una tasa de alcoholemia superior a la permitida.

En este período de tiempo también se ha acentuado el número de pruebas. A causa del auge del uso de la bici en la ciudad, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido establecer un conjunto de medidas preventivas para regular su actividad. Y es que en este tiempo también se ha incrementado la sensación de que los ciudadanos abonados al servicio BiciMad usan las bicis para salir de fiesta. La realidad es que se han incrementado los accidentes en el centro de Madrid, ya sea por el simple aumento de ciclistas o por el mal uso de este medio.

Los datos; el año pasado se hicieron 44 pruebas de alcoholemia, nueve de ellas a raíz de accidentes, una por infracción, y 35 en controles aleatorios. En lo que va de 2015 se han hecho ya 183 tests, nueve por accidentes, 168 aleatorios y seis por infracciones, y del total de positivos, 50 se detectaron en controles aleatorios, cinco en accidentes y 4 en infracciones.

La mayoría de los ciclistas están de acuerdo con el hecho de que se les multe, lo que no ven con tan buenos ojos es que la cuantía de estas sanciones sea equiparable a las que reciben los conductores de vehículos motorizados. De cualquier modo, la Policía insiste en que las bicis deben seguir una normativa y que el alcohol y las drogas son lógicamente incompatibles con su uso.