Repasamos los mejores momentos de Peter Sagan en este 2015. Un ciclista con una clase sobrenatural que ha sabido sobreponerse y redondear una complicada temporada con un brillante Mundial.

Con un inicio de temporada complicado, el eslovaco ha sufrido la presión y la mala suerte desde el primer día. Sequía de victorias, piernas lejos de su mejor nivel y una ficha de estrella hicieron ensombrecer el nombre del que seguramente sea el ciclista más mediático del pelotón. En su día, hasta el propietario del equipo Tinkoff, Oleg Tinkov, llegó a decir que le quería bajar el sueldo.

Pero como los grandes del deporte, Sagan ha sabido sobreponerse a todo lo sucedido. El joven arcoíris es, sin duda alguna, uno de los corredores con más clase de la actualidad y sus actuaciones, gane o no, siempre tienen su seña de identidad. Capaz de vencer en casi cualquier carrera, sus cualidades físicas y técnicas lo convierten en uno de los ciclistas más espectaculares del mundo. Sprinter, clasicómano, maillot verde y campeón del mundo, tiene un palmarés de ensueño a sus 25 años.

Con un año que prometía aciago para él, ha acabado por convertirlo en la consagración de una promesa ya consagrada. De eterno segundón en el Tour de Francia a campeón del mundo, de celebridad en horas bajas a célebre campeón, de dudoso fichaje a futuro del ciclismo mundial. Este es Peter Sagan y este ha sido su año 2015: