El ciclismo femenino en España, hay que reconocerlo, está todavía lejos del europeo. Y no tanto en nivel deportivo sino, sobre todo, en las condiciones en que viven nuestras corredoras en comparación a las de sus compañeras del continente. Pero dicho lo anterior, también es cierto que poco a poco esa situación está cambiando y las brechas se van reduciendo. Hasta el punto de que empezamos, después de casi dos décadas de ausencia, a ver a las ciclistas nacionales en los puestos delanteros.

La última muestra de esta mejoría la hemos visto una vez más en la recién acabada Emakumeen Bira, donde tres ciclistas españolas – Ane Santesteban, Mavi García y Eider Merino– se colaron en el Top20 de una general que cuenta con los mejores nombres del recién estrenado Women’s WorldTour, el circuito mundial femenino con el que se trata de homogeneizar el ciclismo al de sus compañeros varones.

Tres mundos distintos

Además, lo mejor de todo es que las tres están en edades muy distintas y es de esperar que a medida que progresan repitan esta meritoria actuación. Porque Ane Santesteban (Alé Cipollini), a sus 25 años, se ha quedado a las puertas del Top10 por apenas cinco segundos. En cada etapa llegaba siempre un poco por detrás de las mejores, que también pelean en lo más alto del circuito mundial. Ane ya dio buenas muestras de calidad en el Tour de San Luis, donde fue décima, y ha confirmado su buen rendimiento en vueltas de una semana.

ane-santesteban-eider-merino-emakumeen-bira-mavi-garcia-lointek-bizkaia-durango

Mavi García (Bizkaia Durango) es la más veterana de las tres y Eider Merino (Lointek), la más joven. Las dos se llevan batiendo el cobre desde principios de mes en la Copa de España que comenzó en Noja (Cantabria) y que ahora sigue su curso. Mavi ganó la primera carrera, y a sus 32 años está viviendo probablemente su mejor campaña sobre la bici. Mientras tanto, Eider Merino aún no ha llegado a los 22 y es una de las grandes esperanzas del ciclismo patrio.

De hecho, en esta participación de la Emakumeen se cuela en el Top20 por primera vez en su vida, mejorando siete puestos el rendimiento del año pasado. Su trayectoria es, en todos los sentidos, la de una confirmación y asentamiento entre las mejores corredoras de Europa. Y aún tiene mucho margen para seguir creciendo y dar alegrías. Está llamada a ello y ahora sólo hay que esperar.

Después de Somarriba y Ruano

Son muchos años, desde la marcha de Joane Somarriba y Dori Ruano, en los que el ciclismo femenino español ha estado prácticamente desaparecido de la escena internacional, con honrosas excepciones como Anna Sanchís o Belén López. Y no porque no haya talento o nivel, sino por la falta de apoyos. Tanto desde las esferas públicas como de los patrocinadores privados. Por suerte, cada vez hay más sponsors que están viendo atractivo en las pruebas y equipos de féminas.

Entre ellos, la tele. Por primera vez, se ha retransmitido una etapa de la carrera. En concreto, la última, con más de dos horas de directo en la cadena pública vasca, ETB. Hace apenas 15 días, se retransmitía el Tour de Flandes en lo que era un hito histórico del ciclismo femenino. Todo apunta que es sólo el principio de una serie de pasos hacia la igualdad para la que todavía queda mucho camino. Algo de lo que alegrarse y por lo que no dejar de pelear.

ane-santesteban-eider-merino-emakumeen-bira-mavi-garcia-lointek-bizkaia-durango

Johansson gana con solvencia

Volviendo a la Bira, la sueca Emma Johansson (Wiggle High5), que lleva dos meses peleando el liderato del World Tour pero no había estrenado todavía su palmarés en este 2016 lo hizo a lo grande, llevándose la general y dos etapas. Y aunque se presumía que la subida a Urkiola –otro puerto mítico del ciclismo vasco que tuvo su carrera propia hasta hace pocos años- sería la decisiva, lo cierto es que la escandinava cimentó su victoria en la primera etapa en línea, en Eskoriatza, cuando llegó a meta  con Carmen Small y con 15 segundos sobre el pelotón.

Tras volver a ganar en Urkiola, el resto era sólo defender la diferencia y así lo hizo. Acabó escoltada por Megan Guarnier (Doels – Bolmans) y Ashleigh Moolman (Cervélo – Bigla) en el podio, y se anotó su segunda Emakumeen Bira tras haberla conseguido ya en 2013. Pero para nosotros la verdadera alegría estaba un poco más atrás, en ver a tres españolas compitiendo de tú a tú con muchas de las mejores del mundo. Y, sobre todo, en saber que muy probablemente se van a seguir viendo más a menudo.