Tras participar en el Tour 2015 con un Jaguar F-Type como coche de equipo, el conjunto británico vuelve este año a la Grande Boucle con el nuevo Ford Mustang.

El Team Sky participa en la 103ª edición del Tour de Francia con un coche de equipo ciertamente llamativo. Como ya hiciera el año pasado con el Jaguar F-Type, el conjunto británico no se contenta con un coche cualquiera a la hora de dar apoyo en carrera a sus corredores, y en 2016 Chris Froome intentará revalidar su título de 2015 apoyado por un espectacular Ford Mustang.

Un icono del automovilismo desde su introducción en los años 60, ahora el Mustang se encuentra en su sexta generación, y ha sido renovado completamente para convertirse en un conjunto más sofisticado. Lo que más destaca, aparte de su inconfundible estética, es el motor V8 de 412 CV de potencia que lleva bajo el capó.

El coche de equipo del Team Sky será igual a la versión estándar del nuevo Mustang con los colores del equipo, una radio de carrera y poco más. Aunque probablemente no sea el coche más práctico para el Tour, sin duda tiene presencia y acaparará muchas miradas durante estas tres semanas alrededor de Francia. Esperemos poder verlo en más ocasiones que las que pudimos ver el Jaguar F-Type de 2015, que solo apareció realmente en las cronos, detrás de cada corredor del equipo.

Y una casualidad con 50 años de diferencia. En 1966, Ford repitió dos victorias históricas: en Le Mans y en el Tour con Lucien Aimar de patrocinador del Ford France-Hutchinson. Este año, Ford volvió a ganar en Le Mans con el nuevo GT en su categoría, y Chris Froome también ha conseguido una victoria de etapa en el Tour.