La segunda semana del Giro de Italia toca a su fin, y para terminarla qué mejor que un tríptico de etapas que a buen seguro van a cambiar el sino de la carrera. De momento todo sigue muy en el aire, con un invitado como Bob Jungels al que tal vez no se le esperaba a estas alturas de competición. Pero lo cierto es que el joven luxemburgués está respondiendo de maravilla y bajarlo de donde está no va a ser fácil.

Ahora es buen momento para recapitular y ver qué es lo que se les viene encima a los corredores y en qué situación llega cada uno. Van a ser un total de 11 puertos en tres días, algunos cuyo nombre evoca el mito del Giro como Pordoi, Giau o Valparola. Pero eso será el sábado, mañana habrá otro asalto.

Lo que les viene encima

Viernes: Palmanova – Cividale del Friuli, 170 kilómetros. Primera toma de contacto importante con la montaña. Una etapa ya seria, con cuatro puertos y dos de ellos de primera. A buen seguro habrá escapada táctica antes del encadenado entre Montemaggiore y Crai. Después de un descanso de 40 kilómetros llanos se afronta otro encadenado, la Cima Porzus y el Passo Valle, que se corona a 14 de meta. Una vez más etapa con final abajo.

Sábado: Alpago (Farra) – Corvara (Alta Badia), 210 kilómetros. El primer verdadero ‘Tappone’ del Giro. Con más de 200 kilómetros las cosas en la bici cambian muchísimo. Después de un principio que nunca deja de ascender y siempre es incómodo se afronta el Passo Pordoi, y luego se suben seguidos Sella, Gardena y Campolongo. Puertos que tal vez no tengan mucha entidad, pero van a hacer que nadie pueda tener descanso. El Passo Giau y Valparola vienen también encadenados, con el último a 19 kilómetros de la llegada.

dolomitas-giro-bob-jungels-alejandro-valverde-vincenzo-nibali

Domingo: Alpe di Susi, 10,8 kilómetros. Casi más decisivo que el propio puerto será la carga que lleven de los dos días anteriores. Los corredores más fondistas tendrán ventaja sobre otros que lleguen un poco más justos, y eso quizás otorgue un poco de renta a los veteranos. Con lo igualado que está todo, tras la cronoescalada tal vez no sepamos quién gana el Giro, pero la nómina de aspirantes se habrá reducido mucho.

dolomitas-giro-bob-jungels-alejandro-valverde-vincenzo-nibali

Así está la carrera

Bob Jungels es ahora el líder de este abierto Giro de Italia y Andrey Amador es segundo a 24” del luxemburgués. Los dos completaron una gran etapa ayer, en que el joven corredor del Etixx no dudó en defender su ‘maglia rosa’ cuando Amador se fue por delante en un movimiento táctico para Movistar. Finalmente lo alcanzó y se plantaron juntos en meta donde fueron ambos vencidos por Diego Ulissi. Pero hasta ahora no ha dado la menor muestra de debilidad.

Amador, por su parte, podría estar disputando el Giro por sí mismo si no tuviese al lado a Alejandro Valverde. El costarricense del Movistar está siendo un gran comodín para los movimientos tácticos del equipo, pero hasta el momento su papel está siendo de gran actor secundario. Si Valverde fallase en algún momento, Amador estaría ahí delante y en una posición inmejorable para tratar de subir al podio.

dolomitas-giro-bob-jungels-alejandro-valverde-vincenzo-nibali

Valverde, Nibali… y Kruijswijk

A día de hoy y sin Landa en carrera, los que sobre el papel eran los dos grandes favoritos están tan parejos que sólo les separan dos segundos. Alejandro Valverde es tercero a 1’07” de Jungels y Nibali es quinto a 1’09”. Veremos qué ocurre en estos tres días y cómo salen de cara a la última semana. Lo cierto es que estas dos próximas etapas que acaban en una meta más o menos llana –sobre todo mañana- después de varios puertos son buenos escenarios para que Valverde trate de buscar una victoria parcial, siendo como es más rápido que el italiano. Y con ella vendrían los segundos de bonificación.

El caso es que entre ellos dos se alza la figura de Steven Kruijswijk, el neerlandés del Lotto NL-Jumbo que se está mostrando incluso más entero que el año pasado. Ahora mismo se encuentra en el mismo tiempo que Valverde, así que ya es un rival a tener muy en cuenta y si se defiende bien estará cerca del podio. Con permiso de Jungels, claro.

Los que deben recuperar

A partir de aquí se abre un hueco de un minuto con respecto a Rafal Majka, sexto a 2’01” y un buen puñado de corredores que deben recuperar tiempo. Como las diferencias son pequeñas y todos ellos tienen calidad, con un día inspirado o el fallo de un rival se pueden meter de nuevo en la pelea por todo. Zakarin es séptimo a 2’25” y se encuentra en la misma situación.

dolomitas-giro-bob-jungels-alejandro-valverde-vincenzo-nibali

Un poco más atrás están Chaves, octavo a 2’43” y un Diego Ulissi que si se mantiene en el puesto que está no podrá pedir mucho más. Es décimo y ya tiene dos etapas en el bolsillo. Además, tanto mañana como el sábado se le presentan otras dos buenas oportunidades, aunque si se llega en grupo Valverde es más rápido que él. Rigoberto Urán, Hesjedal y Pozzovivo están ya en el entorno de los cuatro minutos. Parece demasiado tiempo, así que deberán ir al ataque sí o sí.

Este es el estado del Giro antes de la primera gran tormenta. Un fin de semana que cambiará la carrera con tres etapas diferentes y en las que destaca el hecho de que no haya finales en alto más allá de la cronoescalada. Los aficionados lo van a disfrutar.