La Audiencia Provincial revoca la primera sentencia, lo que permitirá identificar a los deportistas, y absuelve a Fuentes y Labarta.

La Audiencia Provincial de Madrid ha aceptado el recurso presentado en 2013 en el que se pedía que las 211 bolsas de sangre de la Operación Puerto fueran a parar a manos de las autoridades deportivas para identificar a los deportistas implicados en este mayor escándalo de dopaje de la historia de España, de forma que las muestras no serán destruidas.

Además, el juez absuelve a Eufemiano Fuentes, condenado en 2013 a un año de prisión y cuatro de inhabilitación como médico deportivo, quien ahora podrá volver a ejercer, y a Ignacio Labarta, condenado a cuatro meses de cárcel y cuatro de inhabilitación como preparador deportivo, al considerar que las transfusiones sanguíneas no concurren en un delito contra la salud pública por no ser esta un medicamento. También mantiene las absoluciones de Manolo Saiz, Vicente Belda y Yolanda Fuentes, acusados de un delito contra la salud pública.

La sentencia de 89 folios y contra la que no cabe recurso dictamina, sin embargo, que las bolsas no irán a parar a manos de las autoridades españolas, sino solamente a las de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), la Unión Ciclista Internacional (UCI) y el Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI). Esto hará imposible sancionar por la vía administrativa a los responsables de una red de dopaje probado y, por si fuera poco, al producirse la resolución escasas tres semanas después de cumplirse 10 años de la Operación Puerto, no podrán abrirse expedientes disciplinarios a los deportistas que se identifiquen con las muestras por haberse cumplido el plazo de prescripción del nuevo Código Mundial Antidopaje.

Bolsas sangre Operación Puerto

Una de las bolsas de sangre que se conservan en el Laboratorio Antidopaje de Barcelona.