El Tour se pone serio. A partir de mañana. Se acabaron los primeros días de toma de contacto –que al contrario que otros años, y por suerte, no se han dejado a nadie por el camino- y llega el primer contacto con la montaña. Ya no serán cuatro repechos ni carreteras de largas rectas con cotas simbólicas que se señalan como puntuables para que los sponsors puedan lucir el maillot a lunares. Mañana llega el Macizo Central.

Así que los sprinters dejan ya paso a los hombres de la general. De momento, de los principales favoritos a las victorias en llegada masiva han ‘mojado’ tres: Mark Cavendish por dos veces, Peter Sagan y Marcel Kittel. Además, estas dos últimas etapas han servido para que Alberto Contador, el único español con opciones reales de ganar el Tour, pueda mejorar de las heridas de sus dos primeras caídas.

Larga y quebrada

La etapa de mañana no es ninguna broma. Son, por tercer día consecutivo, más de 200 kilómetros. En concreto, 216 entre Limoges y Le Lorian, en el Macizo Central francés. No hay grandes puertos, porque esta cadena montañosa tampoco es pródiga en ellos, pero sí es un terreno distinto en el que apenas se conceden respiros a los corredores. Sin ir más lejos, la jornada de mañana tiene casi 4.200 metros de desnivel.

peter-sagan-le-lioran-marcel-kittel-limoges-mark-cavendish

La gente de la general deberá estar atenta, y por ejemplo para Contador no va a ser un día fácil. El madrileño asegura encontrarse hoy “bastante mejor”, aunque todavía le cuesta dar pedales erguido sobre la bici, como acostumbra a hacer. Sobre todo los últimos 70 kilómetros son especialmente exigentes, con dos puertos de 2ª encadenados. El Pas de Peyrol tiene tres kilómetros al 11%, y el Col du Perthus también los dos últimos. Algo más tendido es el último, el Col du Font de Cére.

No se esperan grandes diferencias, pero sí que se aclare un poco la general. Es una buena oportunidad para corredores como Julien Alaphilippe o Alejandro Valverde, ambos muy cerca del maillot amarillo y a los que una victoria auparía hasta el primer puesto en la general. Sagan lo tiene complicado para mantener la prenda, pero tampoco habría que descartarlo del todo porque se ha mostrado en muy buena forma hasta ahora. Lo importante es que el primer test serio del Tour ya está aquí.

Kittel ‘in extremis’

Marcel Kittel ha conseguido hoy estrenarse en este Tour, después de tres llegadas en las que se le había visto bastante poco. Lo hizo en un sprint realmente agónico frente a Bryan Coquard, que estuvo a punto de birlarle la victoria. De hecho, tan duro fue el sprint que ambos corredores se acabaron tocando. Eso sí, su trayectoria fue siempre limpia, sólo que el propio esfuerzo y lo juntos que iban les llevó a darse más de un roce.

tour-francia-andre-greipel-marcel-kittel.alexandre-kristoff-peter-sagan

Así pues, ‘Apolo’ consigue resarcirse tras un mal 2015 en el que ni siquiera llegó a tomar parte en el Tour de Francia. De momento, entre los velocistas el hombre más fuerte ha sido Mark Cavendish, mientras que Greipel ha puesto, quizás, la nota decepcionante de este inicio de Tour. Después de las grandes prestaciones del año pasado en la ronda francesa y tras una primera mitad de Giro fulgurante donde ganó tres etapas con mucha autoridad, tal vez se espere un punto más de él.

Pero tendrá otra oportunidad el jueves, en una etapa llana que será casi una excepción en esta segunda parte de la semana. Mañana, el Macizo Central. Y después, a partir del viernes empiezan unos Pirineos más que interesantes. Lo dicho: el Tour se pone serio.