75 kilómetros para meta y Alberto Contador ataca a un grupo de favoritos ya mermado, purgado de un Tejay Van Garderen al que una infección respiratoria le costó varios meses de entrenamiento y dos semanas de competición aseada, brillante a su estilo, que le situaban tercero de la general provisional antes de verse abocado a una triste retirada.

La cuestión es que Contador y su coequipier Michael Rogers forzaron el paso, obligando al pelotón a hacer lo propio. La sorpresa vino porque quien respondía en el grupo no era el Sky del líder Chris Froome, cuyos integrantes estallaron como palomitas al calor del ataque del pinteño, sino el Movistar de Quintana y Valverde mediante Winner Anacona. Cuando el gregario colombiano cesó, el colíder murciano arreó y alcanzó la rueda de su contrincante en un santiamén para secar su ofensiva.

El espectador quedó decepcionado. ¿Por qué no aprovecharon los telefónicos la tesitura para poner en apuros a Chris Froome? Contador tenía en la escapada del día a dos gregarios inmejorables, Peter Sagan y Rafal Majka; Movistar contaba con tres elementos. La hipotética superioridad respecto de Sky, tanto en números como en motores, era manifiesta. Los británicos están desgastados, como todos o incluso un poquito más, y hubieran sufrido para contener una fuga de los españoles. Quizá incluso Froome hubiera quedado solo, aislado, con tres puertos por delante…

Ciclismo-ficción. Porque Valverde no quería colaborar con Contador, sino negarlo; y los ‘azules’ de la avanzadilla no eran peones para un ataque en pos del amarillo, sino lastres para que MTN-Qhubeka no robara tiempo en la general por equipos. Movistar Team no jugaba ayer contra Sky y Froome. “No teníamos intención de buscar un vuelco en la general”, dijo Nairo. Los rivales eran MTN y Contador. “No podíamos dejarle marchar porque está muy cerca de mí en la general”, aseveró Valverde. La táctica fue defensiva, anticlímax en una etapa que se perfiló de inicio como propicia para la sorpresa, pero resultó eficiente e incluso exitosa. El motivo fue que el infortunio, en forma de enfermedad de Van Garderen y caída de Contador, hizo óptima la apuesta de Movistar Team, que sigue líder por equipos y tiene a dos hombres en el podio provisional. Pero no fue tanto una cuestión de audacia como de providencia.

“Hay días donde la montaña es más exigente. La etapa de mañana [por hoy] será muy complicada; la que termina en La Toussuire es un recorrido que me viene bien -todo el día para arriba y para abajo, con puertos muy importantes, de mucha dureza y muy largos-; y Alpe d’Huez es un ascenso bastante largo y cuya pendiente se adapta a mis condiciones. Hay terreno para plantear batalla”. Palabras de Quintana, que ayer se conformó con realizar tres ataques de peseta contra Froome, los dos últimos dentro de las vallas. Tiene tres minutos por enjugar en tres etapas. La primera ocasión, hoy, consta del eterno Glandon y los vistosos Lacets de Montvrenier, amén de un terreno quebradísimo en la primera mitad de jornada. Para desbancar a Froome deberá ser más agresivo de lo que ha sido en todo el Tour; quizá pudiera aprovechar las probables ofensivas de dos ciclistas de raza como Nibali y Contador. Otro tema es si, tras el bloqueo de hoy y las cuitas de siempre, estos querrán cooperar con la escuadra telefónica.

El Tour de Francia es retransmitido en directo por TVE, Teledeporte y Eurosport, que conectan cada día en torno a las 14:00. Podéis encontrar las altimetrías en inrng y los resultados en ProCyclingStats. El hashtag en Twitter es #TdF2015. En Arueda.com os ofrecemos información, análisis y anécdotas en la sección Rock n’Tour.

  • Bernat

    Movistar está trabajando para que Valverde suba al podio, junto con Nairo, les está bien como está. Si vas a ganar el Tour con Quintana, no puedes estar pendiente si Valverde está en el podio o no.