Este ingenioso dispositivo de seguridad que une sillín y candado en una sola pieza llega al mercado español gracias al nacimiento de SeatyLock Iberia.

Según algunos estudios, en España son sustraídas unas 10.000 bicicletas al año. Si bien esta es una cifra difícil de calcular, lo es mucho más calcular cuántos componentes son sustraídos cada año de las bicicletas mal candadas aparcadas en las calles, mayoritariamente sillines y ruedas. Así nació SeatyLock, que ahora llega a España con la intención de solventar este gran problema de los ciclistas urbanos.

SeatyLock es un sillín que se transforma en sólido candado de un metro de longitud en tan solo 15 segundos. De esta forma, el ciclista urbano no solo no tendrá que llevar el sillín consigo una vez estacionada su bicicleta en la calle, sino que tampoco tendrá que cargar con un candado en marcha, con la incomodidad que esto implica. SeatyLock permite candar la bicicleta en aparcabicis, farolas, vallas, etc., sin tener que preocuparse por los ladrones, siempre alerta a los descuidos.

El candado está unido al mismo sillín y plegado debajo de él, lo que consigue una distribución homogénea del peso al encontrarse en el centro de gravedad de la bicicleta y bien amarrado a este, sin movimientos que puedan desestabilizar la marcha. Cada SeatyLock viene equipado con un adaptador universal que permite instalarlo en cualquier bicicleta, ya sea de carretera, plegable, MTB, urbana o eléctrica y, tras una simple instalación, puede ajustarse para conseguir la posición más cómoda para cada ciclista.

El sillín-candado que comenzó su viaje en Kickstarter llega a España a través de seatylockiberia.com y con un precio anunciado que ronda algo más de 100 €.