Si hay una palabra que se pueda asociar al equipo Sky, miedo sería perfecto. Por lo de estos años atrás, principalmente. Pero sobre todo, porque este 2016 ha empezado para ellos prácticamente igual que acabó 2015. Dominando con mano de hierro muchas de las pruebas donde han participado. Y si precisamente en la primera semana con el Tour Down Under se quedaron a las puertas de la victoria, ahora les han llegado casi todas al mismo tiempo.

Froome, que busca su tercer Tour de Francia, ya ha debutado en competición. Lo hace en un sitio tranquilo como Nueva Zelanda, en pleno verano austral y sin presión en el Herald Sun Tour. Sin ningún tipo de presión, el británico de arraigo keniata marcha cómodamente en segundo lugar. Aquí, en España, el ‘tren negro’ va engranando esa maquinaria de machacar rivales con Kiryienka, Beñat Intxausti, etcétera. Un equipazo que a buen seguro este año volverá a ser referencia. Y aún queda por estrenarse Mikel Landa.

El caso es que la semana que hoy acaba está siendo redonda para el equipo con mayor presupuesto del mundo. Ni más ni menos que seis victorias, además de otra del domingo pasado que empezó esta triunfal racha. No está nada mal.

Kennaugh en Oceanía

Primero fue la Evans Ocean Race –la vamos a abreviar así, porque el nombre es cuatro veces más largo-. Después, el afanado gregario Peter Kennaugh recibió su recompensa en este Herald Sun Tour de la mano del propio Chris Froome. Seguro, segurísimo, que cuando llegue la hora de la verdad el bueno de Peter se deja el alma por su jefe. Con una suficiencia pasmosa, primero y segundo de la ronda neozelandesa pertenecen a la todopoderosa escuadra negra.

Kennaugh se llevó la primera etapa de la carrera, que le sirvió para cimentar su triunfo en la general y que Froome le dejó ganar porque entraron solos en la línea de meta. El resto, a 17 segundos. Esta misma madrugada, el bicampeón del Tour invirtió los papeles y, con el “visto bueno” de su compañero -según dijo- ganó en Arthurs Seat. El dominio de ambos en la carrera ha sido aplastante, y Froome ha dado un plus de prestigio a la carrera al inscribir su nombre en la lista de ganadores. Final soñado para su organizador, seguro.

Viviani en Oriente Medio

elia-viviani-team-sky-chris-froome-peter-kennaugh-wouter-poels

Quizás sea el lugar donde menos se está notando ese férreo dominio del equipo en estos días. Y es normal. El Tour de Dubai es terreno para grandes velocistas, salvo la llegada del viernes en Hatta Dam que se llevó Lobato. Y tal vez ese sea el único terreno donde Sky no es un dominador claro aunque tengan hombres rápidos como Ben Swift o el propio Viviani. Pero Kittel está en otro nivel.

El italiano Viviani aprovechó una oportunidad con un golpe de suerte, ya que una caída eliminó del mapa a Cavendish y al propio Kittel, por lo que la nómina de corredores que se jugaba la etapa menguó mucho. El sprinter italiano venció a Modolo y abrió su casillero en este año. Ayer, en el último parcial, quedó segundo por detrás de un Apolo intratable. Está demostrando un buen nivel frente a corredores que sobre el papel deben estar por encima.

Poels en Valencia

Y terminamos en España, donde se está viviendo el reestreno de la Volta a la Comunitat Valenciana tras ocho años de ausencia. Aquí el protagonista absoluto está siendo Wouter Poels. Un auténtico figura del que todo el mundo se acuerda –especialmente los rivales- cuando la carretera se pone cuesta arriba en el Tour de Francia. Su rendimiento en la ronda levantina está siendo sencillamente brillante. Uno de los mejores corredores del pelotón, sin duda.

Primero arrasó en la crono inaugural de Benicassim a Oropesa. En apenas 16 kilómetros le colocó 15 segundos a un especialista como Luis León Sánchez, y 21 a su compañero y campeón del mundo de la disciplina, Vasil Kiryienka. Una barbaridad. En Fredes, segunda etapa y primer final en alto, aguantó el tipo y vivió de sus rentas frente a Daniel Martin. Y ayer, jornada reina en el Xorret del Catí, se deshizo sin dificultad de sus adversarios y se plantó solo en la meta. Ni Dan Martin, ni Dani Moreno ni Fabio Aru. Por cierto, su compañero y recién fichado Beñat Intxausti fue segundo. Sí. Lo mismo que Kennaugh y Froome en Nueva Zelanda.

elia-viviani-team-sky-chris-froome-peter-kennaugh-wouter-poels

Otras tres victorias al zurrón para el holandés. Otro que en las grandes vueltas tendrá el cometido de trabajar para sus jefes y colarse en las fugas de nivel que el equipo le pida. Donde, por cierto, llegado el caso nadie dice que no pueda cazar algo. En Valencia, Poels se lleva la general, montaña, clasificación de puntos y Sky es el mejor por equipos. Dominio absoluto.

Todavía estamos en febrero y falta un mes para que lleguen las siguientes citas del World Tour. Pero el equipo Sky mete mucho miedo. No es de momento el que más victorias lleva, pero su forma de correr y el nivel mostrado por los ciclistas recuerda peligrosamente al equipo que ha dominado a su antojo el último Tour de Francia. Veremos si esto es sólo el principio o, por el contrario, el año se les hace largo.