Todavía no ha empezado oficialmente el período de fichajes en el ciclismo, pero los equipos ya están haciendo movimientos y algunos de ellos son interesantes. En especial el que ha confirmado el equipo Etixx-QuickStep y que afecta directamente a un corredor español, y es que el balear Enric Mas pasará a las filas del todopoderoso equipo belga dirigido por Patrick Lefevere. El corredor, de sólo 21 años, está cuajando una temporada inmensa en su primer año continental en las filas del Klein Constantia, el filial del Etixx.

Enric Mas será uno de los tres sub23 que pase al cuadro World Tour, acompañando al valiosísimo frances Remy Cavagna y al alemán Maximilian Schachmann en una clara apuesta de Lefevere por rejuvenecer su plantilla, en la que ya han recalado este año jóvenes como Peter Vakoc o Laurens De Plus, y que ya cuenta entre sus hombres destacados con Julien Alaphilippe -24 años- y el poderoso sprinter colombiano Fernando Gaviria, nacido en 1994.

Gran año de estreno

Lo cierto es que la temporada de Enric Mas está siendo para enmarcar y desde el mes de marzo. Ganó una etapa en la Volta ao Alentejo y, casi por sorpresa, se encontró con la victoria en la general. Lo de ‘encontrarse’ es figurado, claro. La peleó como el que más y lo logró, aunque después reconoció a esta misma web que no se lo esperaba.

Pero la historia no ha terminado ahí. Mas ganó el Tour de Savoie Mont Blanc en junio, una de las mejores carreras del calendario continental europeo. El de Artà estuvo entre los cuatro mejores en todas las etapas importantes y su regularidad le acabó dando la victoria en la general. Es el segundo español que lo gana –el primero fue David Belda, el año pasado- en una prueba que ha tenido en su podio a Van Garderen, Bardet, Barguil o, más recientemente, Louis Vervaeke. Por último, en el prestigioso Giro del Valle de Aosta fue segundo por sólo 8” y se llevó el maillot de los puntos. Rendimiento que le ha valido el pase a la mayor categoría del ciclismo mundial con Etixx-QuickStep. Es muy joven y deberá adaptarse al nivel, porque el salto es grande, pero ya está en lo más alto.