Las dos carreras que han tenido lugar hoy se han vivido en clave de Mundial. Una de ellas porque así lo es, y la otra porque suponía el último gran duelo antes de que todos los grandes velocistas del pelotón se vean las caras en Doha. Así, hoy ha abierto fuego la cita de Qatar con la modalidad contrarreloj por equipos mientras que en Francia se disputaba otra de esas grandes carreras que durante un tiempo formó parte de la Copa del Mundo: la París-Tours.

Y los triunfadores del día desde luego han sido los ciclistas de Etixx-Quick Step. El equipo que comenzó el año ganando y lo va a terminar igual, como ha dicho el propio Daniel Martin en su cuenta oficial de Twitter. Lo cierto es que el domingo no ha podido ser más redondo para ellos, pues se han llevado las dos carreras y además de un modo más que solvente.

Etixx desempata a BMC

La modalidad de contrarreloj por equipos se retomó en 2012 después de 18 años de ausencia, con la salvedad de que no se haría por países sino por casas comerciales. Desde entonces se habían disputado cuatro ediciones: las dos primeras habían sido para Etixx-Quick Step –con la denominación Omega Pharma- y las dos más recientes se las había adjudicado BMC. Así que en esta tocaba desempatar. Y la de este año estuvo a punto de no disputarse, pero un acuerdo a última hora donde la UCI se comprometió a eliminar la obligatoriedad de participar terminó salvando el formato.

etixx-quickstep-doha-2016-fernando-gaviria

Y han sido de nuevo los belgas los que se han llevado el tercer título y por una diferencia de 11 segundos. BMC mantuvo el pulso durante 25 de los 40 kilómetros que tenía el trazado, hasta el punto de hacer el segundo paso intermedio a sólo 0,7 segundos de Etixx, pero finalmente los rojinegros acabaron cayendo mientras la dupla alemana formada por Tony Martin y Marcel Kittel hacían de maestros de ceremonias para los hombres de Lefevere. Orica-BikeExchange cerraba el podio y Movistar terminaba con una sexta posición un tanto agridulce. Tras sacar un bronce en Richmond el año pasado, los 40 segundos que se dejaron en la primera parte de la contrarreloj fueron un lastre demasiado pesado.

La celebración del equipo belga dejaba claro que no era una victoria normal. Por otra parte, el Boels-Dolmans neerlandés de Chantal Blaak consiguió quitarse la espina del año pasado y hacerse con el primer puesto de una forma mucho más autoriaria: con 48 segundos de diferencia sobre el Canyon SRAM alemán. La tercera posición ha sido del Cervélo-Bigla que se ha dejado prácticamente dos minutos en la línea de meta. Muchas más diferencias que en chicos.

Exhibición de Gaviria en Francia

Mientras tanto, en Francia la mayoría de los sprinters se veían las caras en una París-Tours que este año tenía un par de cotas menos y era aún más favorable para una llegada masiva. Estaban casi todos: Cavendish, Démare, Gaviria, Bouhanni, Boonen, Hofland… y efectivamente todo hacía presagiar un sprint en el que se podrían sacar buenas conclusiones sobre lo que veremos dentro de exactamente siete días en Doha. Es cierto que no estaban todos. Y también que la composición de los equipos no será la misma.

etixx-quickstep-doha-2016-fernando-gaviria

Pero no es menos cierto que la forma de ganar de Fernando Gaviria lo va a convertir automáticamente en uno de los ciclistas más vigilados para la prueba de Catar. Mientras los trenes de lanzadores se gastaban demasiado pronto, Gaviria lanzó un ataque impresionante a 600 metros de meta, sacó varias bicicletas de ventaja y el resto sólo pudo pelear por la segunda plaza, que por cierto se llevó Démare. Van Genechten cerró el podio en una prestación que da idea de un corredor que ha crecido en la pasada Vuelta a España.

La exhibición del jovencísimo colombiano ha sido, pase lo que pase el domingo que viene, el mejor cierre posible para una temporada de ensueño. Con sólo 22 años y en su primer año completo como profesional en Etixx ya tiene ocho victorias, y esta es su primera gran clásica. Además, sobre una distancia similar a la de Catar. Gaviria ya ha dejado claro que no es un ciclista normal, y no sólo hoy. Lo hizo también hace unos días en Gran Piemonte, cuando fue segundo pese a tener un accidente, o en la Milán-San Remo cuando se cayó a 500 metros de meta… tras aguantar los 290 kilómetros de la carrera con los mejores. Veremos si es capaz de dar la gran campanada en el Mundial.