Sportful reúne a periodistas y ciclistas del Tinkoff-Saxo –entre ellos Ivan Basso y Roman Kreuziger– en la presentación de las nuevas prendas de la serie Fiandre.

Coincidiendo con la celebración el pasado domingo del Giro de Lombardía, Sportful celebró un nuevo “Fiandre Day”. Se trata de la segunda edición de este evento en el que la marca italiana de ropa ciclista presenta las novedades de su serie de prendas “all weather”: Fiandre. Desde hace un par de temporadas, Sportful impulsa con fuerza la promoción de esta gama que se han concebido para permitir al ciclista pedalear a lo largo de todo el año bien protegido frente al frío y la lluvia, bajo la premisa de un alto rendimiento. El evento estuvo muy ligado a la participación de los profesionales del Tinkoff-Saxo en la “Clásica de las hojas muertas”. Sportful es proveedor oficial de la ropa ciclista del equipo ruso y sus ciclistas han desarrollado muchas de las prendas de la colección Fiandre. El encuentro sirvió para presentar oficialmente los nuevos productos de invierno de la serie como la chaqueta Fiandre Extreme Neoshell y los guantes Fiandre de invierno, de los que hablaremos próximamente.

Augustus Farmer www.augustusfarmer.com

Ivan Basso y Roman Kreuziger en el Fiandre Day de Sportful (Foto: A. Farmer)

Experiencias como esta sirven también para entrar en contacto con los profesionales y conocer de primera mano cuáles son sus costumbres en competición y, en este caso, cuáles de estas prendas son sus preferidas. Descubrimos que, en jornadas lluviosas, suelen usar una prenda ligera y compacta como el Fiandre Light Top –especialmente en su versión de manga corta–. Aún así, vimos como algunos ciclistas del equipo salieron a correr el Lombardía con la nueva chaqueta Extreme Neoshell, mucho más gruesa e impermeable.

El día siguiente a la disputa del Giro de Lombardía, salimos a rodar por los maravillosos alrededores del lago de Como bien acompañados por Ivan Basso, Roman Kreuziger y Sergio Paulinho y asistidos por un mecánico oficial del Tinkoff-Saxo. Curiosamente, pocas horas después de pedalear con los periodistas, Basso anunció su retirada definitiva como corredor. Un anuncio que realizó justo en la presentación del Giro de Italia 2016, celebrada esa misma tarde en Milán. La ruta con los “pros” sirvió para que algunos de los periodistas jugaran a ser ciclistas y se enfrentaran a las duras rampas de una subida emblemática para este deporte: Madonna del Ghisallo por Bellagio. En su cima se encuentra la iglesia que aloja a la oficiosa “Patrona de los ciclistas”. Junto a la basílica se encuentra el maravilloso Museo del Ciclismo, inaugurado en 2006, y cuya visita es muy recomendable para todos los aficionados a este deporte.

fiandre 21

Rampa inicial del Muro de Sormano: 1,7 km al 17% (280 m de desnivel).

“La subida más dura del Ciclismo”
Si la escalda al Ghisallo se mostró exigente para el grupo, mucho más lo fue el temido Muro de Sormano. Se trata de un camino rural asfaltado que ya se incluyó en el recorrido del Giro de Lombardía mucho antes de que este tipo de subidas, tan empinadas, se pusieran de moda en el ciclismo actual y que, en su momento, fue calificada como “la subida más dura del ciclismo” (una placa en la cima así lo atestigua). La experiencia duró poco (de 1960 a 1962). La cuesta fue apartada del recorrido debido a su inviabilidad, para ser recuparada de nuevo hace apenas tres años para el Lombardía. Sus números son de aúpa: 1,7 km para salvar un desnivel de 280 m (promedio del 17% y rampas máximas del 25%). Además de por su estrechez, esta carretera destaca porque las cotas de altitud están marcadas, metro a metro, en el margen izquierdo de la calzada. La sucesiva proximidad de esas marcas es un referente visual de primer orden para entender el gran desnivel que salva el Muro de Sormano. Los profesionales que disputan el Monumento lo suelen subir con un 39×28, mientras que los ciclistas rezagados suelen emplear un 39×30 ó 39×32.