De cara al espectador, los 150 primeros kilómetros de la prueba sub23 masculina del Mundial de Richmond sólo sirvieron para dar a conocer. Se presentó un elemento alegre, José Luis Rodríguez, ciclista de inmenso potencial que ayer aprovechó la fuga del día para demostrar su fuerza; su único punto débil es su país de origen, Chile, cuya cultura ciclista es escasa e incluso tóxica. Se presentaron elementos desesperantes: la señal televisiva fallaba cada dos por tres y el circuito no era nada selectivo. Los tres repechos no parecían generar cortes. Se venía una llegada masiva, final siempre deslucido para la carrera arcoíris…

El seleccionador español Javier Mínguez había clavado la definición en la víspera. “No es un circuito duro, pero sí difícil”. Efectivamente, su complejidad no viene de esfuerzos largos que marquen la diferencia, sino de los giros técnicos, de los cambios de carretera, de lo importante que es entrar bien colocado a las breves cuestas y medir los esfuerzos en las mismas, de que en la primera vuelta las subidas no pesan y en la décima hacen pelota. Factores difíciles de percibir desde fuera, pero agotadores y agitadores para el pelotón. Si encima sumamos que “el pavé [del circuito] es hielo” en palabras del seleccionador sub23, Pascual Momparler, y que se espera lluvia estos dos últimos días de competición…

Tenemos el cóctel perfecto para que Richmond resulte extenuante aunque sólo los últimos kilómetros sean vistosos y los demás consistan únicamente de ataques vanos, incidentes y tomas aéreas del pelotón estirándose y compactándose. Ciertamente, la resolución de la carrera sub23 deparó tres vueltas relativamente intensas, con los ciclistas peleando la posición y apretando en las subidas para no perder el corte. No obstante, todos los que intentaron buscar la escaramuza no la hallaron. El grupo llegó compacto a los cinco kilómetros postreros.

Fue entonces que aparecieron las tácticas definitorias. En el primer repecho, unos 400 metros adoquinados, Italia lanzó a Davide Martinelli, hijo de Giuseppe (director de Astana) que correrá en 2016 con Etixx, y Francia respondió con Anthony Turgis, joven de Cofidis, y Kevin Ledanois, hijo de Yvon (director de BMC, ex de Caisse d’Epargne) encuadrado en Bretagne. En el segundo, adoquinado breve y empinado, Ledanois se marchó en solitario. En el tercero, una cuesta de ciudad, plato grande y traicionera, los transalpinos reaccionaron atrás con Gianni Moscon (futuro Sky) y Simone Consonni (futuro Lampre), que cazaron a Turgis pero no a su compatriota. Pese al sacrificio de Moscon, el rápido Consonni no llegó a tiempo de arrebatar el oro a un extático Ledanois.

Fue una resolución, en definitiva, de apenas diez minutos, favorable para quien no se mostró cara al viento hasta el instante decisivo, similar a los Mundiales de hace tres años en Valkenburg. No es difícil imaginar una ruleta rusa como la sub23 en la prueba masculina profesional de mañana domingo, con 100 ciclistas vivos a 5 kilómetros del final y 20 hombres con opciones reales de victoria al pie del penúltimo repecho. Algo distintas serán la femenina absoluta y juvenil masculina de hoy: el nivel es más heterogéneo y eso hará el desarrollo de la prueba más ecléctico. Buena muestra de esto fue la carrera juvenil femenina, disputada antes que la sub23 masculina: la selección estadounidense endureció con éxito para Chloe Dygert, que aplastó ayer como lo había hecho el lunes para enfundarse el segundo arcoíris de la semana.

La representación española en las pruebas de ayer fue digna, aunque carente de protagonismo. En chicas, Rocío García estuvo en el pelotón de 25 ciclistas que se jugaron la prueba hasta que, en la última vuelta, partió un radio que desquició la rueda de su bicicleta y la eliminó; mientras, María Calderón y Yurani Blanco figuraron toda la prueba en segunda línea y Teresa Ripoll se vio eliminada por un salto de cadena que tardó demasiado en solventar. En cuanto a los chicos, Miguel Ángel Benito estuvo en su sitio y rubricó una buena 20ª plaza; hizo lo propio Imanol Estévez, 25º pese a ser retrasado por una caída que también afectó al manchego Héctor Sáez. El vasco Xabier San Sebastián, por su parte, se desgastó en labores de equipo y abandonó en la última vuelta.

Hoy en la prueba juvenil masculina, pronóstico reservado por cuanto es difícil predecir el estado de forma de los contendientes, defenderán el rojigualda el potente cántabro Pablo Alonso, el rápido y sólido valenciano Alejandro Gómiz y el gallego Alejandro Regueiro, campeón de Copa de España. En la femenina absoluta, donde se espera en la lucha por las medallas a ciclistas rápidas como la campeona estadounidense Megan Guarnier, la británica Lizzie Armistead, la belga Julien D’Hoore o la alemana Lisa Brennauer, competirán por España la valenciana Anna Sanchis, fuera de tono según el seleccionador Ramón González Arrieta; la riojana Sheyla Gutiérrez, que recogió buenas sensaciones en la crono del martes; y la vasca Ane Santesteban, que buscará sacar el máximo partido de su excelente momento de forma pese a que el recorrido no se adapta demasiado bien a sus características.

Los Campeonatos del Mundo de Richmond son retransmitidos en directo por Teledeporte y el canal oficial de la UCI en Youtube. Podéis encontrar el recorrido en su web oficial, la participación de las distintas pruebas en la web de la UCI y los resultados en directo en Tissot Timing. El hashtag en Twitter es #Richmond2015.

  • Pedro Villarroel Camilo

    Chile es un pais con muy poco apoyo al ciclismo, pese a esto existe un “oasis” ciclistico en una ciudad de la zona central del país que se llama Curicó, lugar en donde existe cultura ciclistica y desde donde han salido gran parte de los mejores exponentes del país, pese a eso considero sumamente ofensivo el termino utilizado por el periodista que tilda de “TOXICO” a mi país, refiriendose no se a que…
    Me gustaría que el fuera mas crítivo von el civlismo de su país en donde los ciclistas para a dar mejor y mas rápido en su mayoría incurren en doping de todo tipo, alimentos transgéncos, anfetaminas, esteroides, transfusiones de sangre, epo, hormonas, bicicletas con motor oculto…en fin limpiate la boca antes de decir país tóxico a mi patria!!!, porque sin duda la lacra del doping también ha inundado nuestro ciclismo, pero no al nivel de dependencia casi total de los ciclistas de tu país…