Si hecho estaba el Tour para Froome, después de hoy se ha disipado cualquier duda. El británico se va a llevar su tercera victoria general salvo desgracia y se va a convertir ya en uno de los corredores más laureados en la mejor carrera del mundo. Y hoy lo ha hecho a lo grande, ganando la atípica cronoescalada con final en Megève. Además como ha ido durante toda la carrera, de menos a más y empezando de forma discreta para terminar ganando con holgura.

No estamos viendo las barbaridades de años anteriores, en las que una llegada en alto bastaba para que Froome sacara más de un minuto a todos sus rivales, patrón que se mantenía en cada etapa montañosa. Qué va. Pero está ganando magistralmente gracias a su solidez y a sacar tiempo donde antes sus rivales pensaban que podían hacerle daño. Ha alcanzado una madurez tremenda y ahora es el hombre-Tour por excelencia.

En el kilómetro 6,5 –de los 17 que tenía la etapa-, Froome se dejaba 25” con Richie Porte y unos 14” con Yates, y se empezaba a vislumbrar la posibilidad de una dura lucha en los Alpes. Sólo siete kilómetros más tarde ya se sabía que el británico no sólo era más líder, sino que iba a ganar la crono y con ello su segunda etapa en este Tour. Triunfo incontestable sobre un Dumoulin que tendrá que conformarse con el doblete que ya tiene. Que tampoco está mal del todo.

Nairo, más cerca del podio

Una crono parecida a la de Froome, aunque a un nivel mucho más terrenal, realizó Nairo Quintana. El de Movistar ya sabe que no va a ganar este Tour. Es así de simple. Pero aún puede salvar los muebles y subirse a uno de los otros dos escalones del podio. El colombiano se dejaba muchísimo tiempo en el primer paso intermedio, sobre todo con un Yates que le metía 37” y un Richie Porte que se ponía virtualmente parejo con él en la general.

Poco a poco, a medida que pasaban los kilómetros, Yates se fue desinflando –también Mollema, que calcó los tiempos del mejor joven de este Tour- y Nairo acabó por recortar terreno sobre ambos. Ahora tiene el podio a sólo 21 segundos a falta de dos etapas. Por cierto, el coredor del Movistar aseguró no comprender muy bien por qué no acaba de rendir como debería: “Tal vez pueda ser alguna alergia que me impida oxigenar lo suficiente. Pero es extraño, porque no siento fatiga pero mi cuerpo no responde”. Si fuera eso, a partir de mañana anuncian agua en el Tour y la lluvia aplaca todas las alergias posibles. Veremos.

saint-gervais-mont-blanc-megeve-morzine-chris-froome-alpes

Recorrido de la etapa de mañana, último final en alto del Tour.

Tanto Mollema como Yates se dejaron en meta 1’25” con respecto a Froome. Desde luego, se antoja difícil pensar que puedan hacerle sombra así y todo apunta a que tratarán más de defender su podio que de atacar el Tour. La principal amenaza de Nairo para entrar en el cajón es ahora Richie Porte, que hoy le ha dado otro ‘bocado’ al colombiano. Ya sólo están separados por 23 segundos.

Lo que queda

¿Y dónde se dirimirán todos estos interrogantes? Desde el segundo hasta el octavo hay una diferencia de 2’45”. Cualquiera de ellos podría entrar en la pelea. Y sólo quedan dos etapas para definir el resultado final de la carrera. Mañana será el último final en alto de este Tour de Francia en Saint-Gervais Mont Blanc. Sobre todo con la Montée de Bisanne (13 kilómetros al 8,2%) y el puerto final hasta meta, con los últimos 10 kilómetros al 8% de media.

saint-gervais-mont-blanc-megeve-morzine-chris-froome-alpes

Son dos etapas cortas, como viene siendo tradicional en los últimos años del Tour, aunque quizás no tanto. Ambas tienen 146 kilómetros de recorrido. El sábado sí tendremos algunos puertos más conocidos de los Alpes: el Col de la Colombiere y luego La Ramaz y el Jeux Plane, que será el último gran puerto del Tour de Francia. Desde ahí, 14 kilómetros de bajada vertiginosa hasta Morzine. Froome sólo tiene que librar las caídas, o una posible catástrofe, y tendrá en la mano su tercer Tour. Entraría en el selecto club de corredores con tres o más, igualando a Philippe Thijs, Louison Bobet y Greg LeMond. Dos pasos le separan.