El triple ganador del Tour de Francia utilizó su cuenta de Twitter para dar su opinión sobre el sistema de los TUE, que “claramente se presta al abuso”.

Chris Froome ha vuelto a usar su cuenta de Twitter para pronunciarse con respecto al tema candente de los TUE (Exenciones de Uso Terapéutico) y las filtraciones hechas en las últimas fechas por el grupo de hackers rusos conocidos como Fancy Bears sobre los TUE empleados por él y Bradley Wiggins, que han levantado suspicacias, sobre todo en el caso de Wiggo, sobre el uso de sustancias prohibidas con una exención terapéutica.

El tres veces campeón del Tour de Francia ya salió al paso, justo después de la publicación de sus dos TUE, para remarcar que ambos casos se habían hecho públicos. La primera vez fue por el uso de prednisolona en mayo de 2013 y la segunda, la más polémica, por la misma sustancia durante el Tour de Romandía de 2014, ocasión en la que la aceptación del TUE fue acelerada por la UCI.

“Me tomo mi posición en este deporte muy seriamente y sé que no solo tengo que acatar las reglas, sino ir más allá para dar un buen ejemplo tanto moral como éticamente”, asegura Froome, quien sabe lo que es hacer públicos datos para demostrar estar limpio, como hizo tras el Tour de Francia de 2015. “Está claro que el sistema de los TUE se presta al abuso, y creo que es algo que la UCI y la AMA deben arreglar urgentemente”.

chris-froome-tue

Chris Froome celebra su tercer Tour de Francia junto a sus compañeros Ian Stannard y Geraint Thomas.

He aquí el gran problema de los TUE. Aunque no quebrantan ninguna ley antidopaje, las filtraciones de Fancy Bears han puesto bajo el foco a Bradley Wiggins, quien ha salido hasta en un programa de televisión a defender su limpieza, porque generan la sospecha de que existe una zona gris y oscura en la que un deportista puede hacer uso de sustancias dopantes y de mejora del rendimiento bajo un falso pretexto médico.

“Al mismo tiempo somos deportistas que no solo tenemos que someternos a las reglas en pie, sino también las del juego limpio. Nunca he tenido la mentalidad de ganar a toda costa en este aspecto”, continúa Froome en su exposición. La mala relación entre Froome y Wiggins es de sobra conocida desde aquella etapa del Tour de 2012 en La Toussiure y por tanto estas afirmaciones tras situarse el ojo del huracán sobre Wiggins pueden ser interpretadas como algún tipo de recado, aunque no es el estilo del keniano.

“No busco empujar las fronteras de las reglas. Creo que en eso los deportistas deben tomar responsabilidades por ellos mismos, hasta que puedan ponerse en práctica protocolos más rigurosos”.