Lo que diferencia las fundas Vertebrae del resto es que se componen de pequeñas piezas fabricadas con un compuesto cerámico muy resistente a la compresión y sobre todo a la corrosión. Este compuesto cerámico está realizado con polvo de Al2O3 de alta pureza, el alto precio de esta materia prima es el culpable de que las Vertebrae cuesten lo que cuestan.

Montaje
Si pensábais que el montaje de las Nokon era farragoso, el de las Vertebrae eleva el listón, ya que una vez hemos acabado de deslizar cada perla de cerámica sobre el tubo de teflón, hay que meterlo en una funda y utilizar una pistola de aire caliente para que ésta encoja y se ajuste al diámetro de las perlas cerámicas.
El montaje no es difícil, pero sí requiere tiempo, mucho. Existe la opción de encargar las fundas a medida siempre y cuando sepáis la medida exacta que vayáis a necesitar. Si estáis reemplazando las fundas de vuestra bici, os recomendamos que optéis por esta opción.

Estética y peso
La funda exterior de las Vertebrae está disponible en multitud de colores, y se pueden combinar unos con otros para personalizar nuestra bicicleta al máximo. Además si nos cansamos del color siempre podemos reemplazar la funda exterior (lo barato) y reutilizar las perlas de cerámica (lo caro). Algo que no esperábamos era que las Vertebrae fueran más pesadas que una funda normal, el incremento de peso es de unos 10g respecto a unas Dura Ace y unos 20g respecto a unas Nokon.

Funcionamiento
Las Vertebrae funcionan muy bien, están a la altura de las fundas tope de gama de Shimano o Campagnolo, pero la mejora que obtenemos no es proporcional al incremento de precio. Se nota mayor suavidad respecto al resto de fundas del mercado, sobre todo en el desviador, y algo en el freno trasero.

En lo que sí aventajan las Vertebrae al resto de fundas es en su duración. Son unas fundas que pueden durar muchos años ya que no se deforman ni oxidan con el tiempo. Tan solo sería necesario reemplazar anualmente el tubo de plástico interior, que se puede adquirir aparte (30€). Como no se comprimen ni deforman, los cambios no se desajustan con el paso del tiempo (algo que sí nos ha ocurrido con fundas tradicionales).

La pregunta del millón es ¿vale la pena gastarse 195 euros en unas fundas de freno y cambio? Teniendo en cuenta que unas fundas de gama alta cuestan unos 30 euros, podríamos comprar 6 juegos con lo que nos cuesta un juego de Vertebrae y tendríamos cables para seis años. Las Vertebrae, en teoría, pueden durar más de seis años, pero aún así el precio es difícilmente justificable.

Lo mejor
Variedad de colores y durabilidad.

A mejorar
Precio.

FICHA TÉCNICA

Material: Perlas de cerámica, tubo interior de teflón.
Colores: Negro, transparente, blanco, rojo, naranja, amarillo, azul, lila, marrón claro, gris, rosa, verde, fosforescente.

PVP: 99€ kit freno, 99€ kit cambio, 195€ kit de cambio y freno.

Más información
: Vertebrae