Probamos las nuevas gafas para ciclismo de Oakley con su novedoso cristal Prizm Road.

Recientemente estuvimos en la presentación de los nuevos cristales Prizm que Oakley comercializa ahora en sus gafas deportivas. Más allá de las diversas características técnicas, estos cristales destacan por su especificidad. Se han diseñado cuatro versiones, con diferentes filtros de luz, en función del deporte para el que están destinadas. De este modo, encontramos lentes Prizm para ciclismo de montaña, de carretera, para golf o para béisbol.

Obviamente, nosotros hemos probado las Jawbreaker con lentes Prizm Road. Antes de pasar a comentaros qué tal han ido esas lentes, vale la pena hablar de la montura. Las Jawbreaker son las nuevas gafas de Oakley para ciclismo y su diseño bebe claramente del diseño de las grandes gafas de finales de los noventa. Explota por tanto la moda de lo retro, que actualmente tiene mucho tirón en el ciclismo. Hay quien dice que, al tratarse de una montura de lente única, se parecen mucho al modelo Radar pero con montura completa (también debajo del cristal). Es importante señalar que las gafas Jawbreaker y las lentes Prizm son dos productos nuevos e independientes de Oakley y que, por tanto, se pueden encontrar por separado en su catálogo (hay otros modelos de gafas con lentes Prizm y hay Jawbreaker con lentes que no son Prizm).

jawbreaker 05

El cristal Prizm de estas Jawbreaker es específico para carretera.

En marcha
La montura llama la atención no solo por su llamativo tono en amarillo flúor, sino porque ofrecen un par de detalles útiles y novedosos. Un sencillo mecanismo de bloqueo y desbloqueo permite alargar la longitud de las varillas hasta en tres posiciones (interesantes para evitar malos ajustes con el casco o para que se adapten las gafas a caras más o menos grandes). Otro aspecto  a destacar es que la lente se libera de la montura con un ingenioso sistema de palanca que se ejecuta con total seguridad desplazando el puente nasal (ver imágenes). Sólo hay que liberar la presa superior y levantar el puente para que el cristal se desprenda. Estas gafas son muy grandes, y tapan la cuenca ocular al completo, sin resquicios. El cristal cuenta con unas ranuras para mantenerlo refrigerado y evitar empañamientos (algo que se consigue casi siempre). Según Oakley, se hicieron muchos estudios para lograr un diseño de gafas que “le quedara bien a casi todo el mundo”; nosotros pensamos que unas gafas de este volumen son más bien apropiadas para ciclistas con la cara grande.

Como se deduce claramente de las imágenes, las Jawbreaker son unas gafas muy ciclistas, grandes y envolventes. Tapan completamente la zona de los ojos y permiten una excelente protección y visión periférica. El nivel de ajuste, tanto del puente nasal como de las varillas es magnífico, como es costumbre en Oakley. Las gafas se sustentan perfectamente en nuestra cara y no se mueven en absoluto. Es magnífico el apoyo progresivo, firme y plano en los laterales de nuestra cabeza. Este es un aspecto en el que la marca se ha mostrado siempre muy cuidadoso, ya que las Oakley destacan por una fijación firme y segura. Por cierto, el kit de estas gafas incluye un segundo puente nasal más pequeño para adaptarlo a un tipo de nariz diferente.

jawbreaker 01b

Esta simulación muestra el efecto de las Prizm sobre la vista del ciclista.

En cuanto a las lentes Prizm, lo cierto es que el trabajo de Oakley ha sido magnífico. Unas lentes que mejoran mucho el contraste y la visión del ciclista en carretera. Hablamos en serio, si os decimos que estos cristales mejoran la visión sobre la bicicleta. Las hemos usado en las últimas cinco semanas, y las hemos intercalado con gafas de otras marcas; y lo cierto es que las Prizm son magníficas. Al incrementar los contrastes de luz consigue que la visión se realce, y mejore la definición de los contornos, la carretera queda más remarcada y los colores ganan en intensidad. El resultado es una mayor nitidez en la visión y un menor esfuerzo en la vista (esto lo hemos notado al llegar a casa tras pedaladas largas). Si a esto añadimos un ajuste perfecto, inamovible y una pantalla muy grande; mi opinión es de que estamos ante unas gafas perfectas para el ciclismo de carretera. Excepto…

Excepto, claro, que atendamos al precio; algo más de 200 euros es mucho dinero en unas gafas tan específicas. Pensamos que el esfuerzo económico, puede valer la pena, pero tenemos que ser unos ciclistas muy intensos y muy ‘carreteros’. Cabe decir que estos cristales Prizm se pueden encontrar en otras monturas de Oakley a precio algo más asequibles.  De todos modos, la nueva montura Jawbreaker nos ha gustado mucho, a pesar de su peso algo elevado y su aparatosidad. Otro pequeño inconveniente que le podemos poner es que la desproporción entre las varillas (bastante finas) y la parte frontal, hace que su colocación en el casco, mientras pedaleamos, sea algo inestable.

jawbreaker 02

Las varillas de las Jawbreaker se pueden ajustar en longitud.

¿Para quién?
Para ciclistas de carretera expertos que busquen unas gafas de gran calidad y con una montura muy grande ideal para caras también generosas. Obviamente las Jawbreaker hará las delicias de los aficionados al estilo retro o vintage y las lentes Prizm son realmente muy recomendables, especialmente para ciclistas que tenga un poco de miopía y/o astigmatismo. Una lente que realmente mejora nuestra visión sobre la bici y permite un menor cansancio de la vista. Eso sí, el precio es considerable.

Lo mejor: Ajuste de la montura, calidad de las lentes Prizm.
A mejorar: Sujeción sobre el casco, precio.

FICHA TÉCNICA
Montura:
Oakley Jawbreaker
Lentes: Prizm Road
Varillas: extensibles
Puente nasal: adaptable
Incluye: funda limpiadora, estuche duro y puente nasal extra
Peso comprobado: 34 gramos
Precio: 209€
Más información: www.oakley.com

Gafas Oakley Jawbreaker