En Australia descubrimos que tenemos futuro y en Italia podemos confirmarlo. Once ciclistas españoles participarán en el próximo Giro: Alberto Contador (1982, Tinkoff-Saxo) en el papel de máximo favorito, Mikel Nieve (1984, Sky) como ‘sherpa’ de Richie Porte, Luis León Sánchez (1982, Astana) como tractor de Fabio Aru, Igor Antón (1983, Movistar Team) como cazaetapas tras ganarse el puesto brillantemente en la pasada Vuelta a Asturias…

… Y también estarán siete que no han alcanzado la treintena y cuyas actuaciones serán motivo de ilusión no sólo para hoy, sino también para mañana. David de la Cruz (1989, Etixx) en la cohorte de Urán; Mikel Landa (1989, Astana), en la de Aru. Más cinco ciclistas nacionales de Movistar Team libres para medirse y cuyo techo aún está por explorar: Beñat Intxausti (1986), Juan José Lobato (1988), Ion Izagirre (1989), Jesús Herrada (1990) y el más joven, el recién llegado, Rubén Fernández (1991).

Rubén Fernández es de Churra, murciano como Alejandro Valverde, y muestra sobre la bicicleta parte de sus cualidades. Posee un pedaleo fino, suelto, descarado, que le vale para escalar y para rodar. Aunque su rostro y sus números muestren esfuerzo, su cuerpo transmite tranquilidad y capacidad de exigirse un punto más. Fue tirando de esa clase que se abrió paso en el ciclismo, recabando triunfos en todas las disciplinas y categorías hasta estallar en el Tour del Porvenir de 2013. En él alcanzó una victoria tan inesperada como brillante, superando a talentos como los gemelos británicos Adam y Simon Yates, la gran promesa italiana Davide Formolo o la reciente revelación de las Ardenas, Julian Alaphilippe.

Esta temporada Fernández se ha estrenado en el World Tour con Movistar. En su segunda carrera de primera división, el Tour Down Under, acabó 5º. “Llegué muy bien porque había hecho un invierno”, rememora con un deje de jovialidad que expresa durante toda la conversación. ¿Es el World Tour tan fiero como lo pintan? “Sí. Se nota muchísimo que hay más tensión y más velocidad, y que se retroalimentan: como se va muy rápido, todos queremos ir delante; como todos queremos ir delante, se va muy rápido. Pero ya estoy adaptado, creo”.

Rubén Fernández (Movistar), tirando del pelotón durante la Volta a Catalunya

Rubén Fernández (Movistar), tirando del pelotón durante la Volta a Catalunya

Tras un inicio de temporada satisfactorio, con prestaciones destacadas en las Antípodas, Algarve, París-Niza y Catalunya, el popularmente conocido como ‘Escayolas’ marchó a Sierra Nevada a concentrarse en altura con la ‘corsa rosa’ en el punto de mira. Lleva varios años acudiendo a la montaña granadina para prepararse de cara a las grandes citas, pero eso no es óbice para mantener cierto respeto hacia ella. “Allí hay que manejarse con mucho tiento. Si entrenas poco, no mejoras; si te pasas, empeoras”. Bajó para recuperar sensaciones en Asturias. Un par de días en casa, vuelo hasta Madrid; de allí, otro avión hasta Niza y carretera hasta San Remo, donde el Giro d’Italia calienta motores.

¿Cómo se afronta el debut en una prueba de tres semanas, con ganas o con miedo? “Con ganas. Con ilusión. Y con respeto, sí. Pero nunca miedo”. ¿Qué te han contado del Giro? “Me han dicho que es una de las carreras más bonitas, de las más duras pero con un ambiente especial gracias a los aficionados. También que hay muchos traslados”.

Rubén Fernández, junto a Juanjo Lobato

Rubén Fernández, junto a Juanjo Lobato

Desde Movistar no le van a exigir nada en estas tres semanas. “Tendrá un papel tranquilo”, comentó el mánager telefónico Eusebio Unzué. Las expectativas del ciclista murciano son modestas: “Quiero aprender y ver cómo reacciona mi cuerpo con el paso de las jornadas”. Sin embargo, si se le pide un deseo, salta rápido: “Ganar una etapa estaría muy bien… Y tengo claro que lo voy a intentar a poco que me encuentre bien y tenga posibilidad”. ¿Y la clasificación general? “No me veo. Me falta experiencia. Para ese objetivo tenemos en Movistar a Beñat Intxausti, que ya hizo 8º hace un par de años, y a Ion Izagirre”.

El reto mayor queda, pues, para otro año. En numerosas ocasiones, Fernández ha expresado su voluntad de ganar una gran vuelta en el futuro; parece de sobra capacitado para ello. Cyclingnews le señaló en su día como “preparado para asumir el relevo [generacional] en el ciclismo español”. ¿Cómo te lo tomas, Rubén? “Me motiva, pero no es algo que se me suba a la cabeza. Simplemente me limito a entrenar y cuidarme a diario”. Pausa. “Sé que ese trabajo terminará dando frutos”. El futuro se construye día a día. Este Giro tiene 21.