Es una de las puntas de lanza del equipo Euskadi-Murias. Y aunque las fechas son las más propicias para él, Gari Bravo está respondiendo en el comienzo de este año. Esta temporada no es una cualquiera para el equipo. Para él tampoco, y lo sabe. “Todos los años me cuesta arrancar, pero parece que este he empezado mejor”, explica. La Vuelta a Andalucía está ahí, y es un objetivo importante. Hay montaña suficiente como para que, al menos, se deje ver por delante y la baja de Imanol Estévez lo deja a él como jefe de filas único de la formación verde.

También él fue víctima del infortunio en la Clásica de Almería, una carrera que afrontaba “sin presiones” y en la que sufrió una caída a 15 kilómetros de la llegada. “No tengo nada, pero preferí parar porque quiero llegar fresco a Andalucía”. Y es que la Ruta del Sol va a ser la primera carrera HC que dispute este año el Euskadi-Murias. El año no ha hecho más que comenzar, pero precisamente por eso: hay que iniciarlo con buen pie.

“En Andalucía se va rapidísimo y hay que estar muy fresco de piernas. De lo contrario, hay poco que hacer”, se sincera Bravo quien, no obstante, acude con la moral alta por el buen nivel mostrado en la Vuelta a Murcia del pasado sábado, donde finalmente acabó en decimocuarta posición pero estuvo en la selección formada en el Collado Bermejo en persecución de Alejandro Valverde: “Está en otra órbita”, sentencia sobre el murciano.

“Correr la Vuelta al País Vasco”

Como siempre, todo lo que rodea a Euskadi-Murias tiene que ver con el ansiado ascenso de categoría que se espera para 2018. Gari Bravo niega que sea una presión extra: “Nosotros no estamos pensando que este año haya que hacerlo bien por el posible ascenso. Hay que hacerlo bien en todas las carreras porque es nuestra obligación. Lo mismo en una clásica de Francia que en Almería. Eso es ser profesional”. Así de simple y sin más. Pero también sin menos.

euskadi-murias-burgos-bh-ibai-salas-eneko-lizarralde-dario-hernandez-julen-irizar

Pero, evidentemente, el deseo y la intención sí están ahí. Y el guipuzcoano cree que ya es una cuestión de justicia. “Nos merecemos subir, pero no porque lo diga yo. Vamos a muchas carreras a lo largo del año, con gente rápida, con rivales World Tour, y siempre estamos delante. Somos combativos en todos los terrenos, nos dejamos ver y al final terminamos en buenos puestos. Creo que eso debería valorarse en el País Vasco, tanto empresas como instituciones, y que se terminasen de animar para apoyarnos”, comenta.

Porque la llegada a Pro Conti supondría, ya sí, la culminación del deseo más importante para Jon Odriozola y su estructura. “Queremos correr la Vuelta al País Vasco, la Clásica de San Sebastián y la Vuelta a España. Y, con el tiempo, que un equipo de nuestra tierra regrese al Tour”, cuenta Gari en un discurso que es línea por línea idéntico al del patrón de la escuadra verde. Por lo pronto, el director sigue haciendo referencia a lo bien encaminado que está el proyecto de ascenso. Será el tiempo el que diga si llevaba razón.

En cuanto a la Vuelta a Andalucía, Bravo ha hecho gala de su ambición en la presentación de equipos: “Vamos a tratar de hacer una buena general y buscar una etapa. Y las clasificaciones secundarias son importantes porque somos un equipo modesto”, ha comentado. En cualquier caso, Euskadi-Murias espera que esta no sea una temporada más. Desde luego, un buen papel en Andalucía sería un enorme escaparate, porque la prueba se va a ver en 100 países. No es cualquier cosa.