Como dicen que en el marketing está todo inventado, los creativos y equipos de imagen tratan de hacer lo imposible por aparecer como innovadores y diferenciarse de la cada vez más alta competencia. Esto tiene sus riesgos, por supuesto, pero hay veces que sale bien y es para congratularse por ello. En este caso, además, llama más la atención porque el acontecimiento no tuvo lugar en ningún país puntero, sino en nuestro vecino pequeño: Portugal.

Y no fue ni más ni menos que la presentación del equipo continental Sporting-Tavira. El momento elegido no pudo ser mejor, en serio. El descanso de un clásico del fútbol portugués como el Sporting de Lisboa – Oporto. Allí, delante de casi 50.000 personas –la mayor asistencia al estadio luso en partidos oficiales- se celebró la puesta de largo de lo que la entidad lisboeta define como “una sección histórica que está de regreso”. Sin duda, todo un acierto por parte de una de las grandes entidades deportivas del país luso.

Además, no es algo casual. Y es que por primera vez en muchos años, los grandes del fútbol portugués se han metido en nuestro deporte dando empaque a estructuras que no manejaban grandes presupuestos y casi reducían su calendario a Portugal y unas cuantas carreras en España. Se espera un futuro de laureles en el ciclismo vecino.

Supremacía deportiva

Sporting de Portugal, Oporto y Benfica forman parte del selecto club de ‘Os tres grandes’, como se les conoce en el país vecino. Entre ellos se reparten todos los títulos de Liga del país a excepción de dos. Además, se da la curiosidad de que cada uno tuvo una etapa de esplendor por encima del resto. El más histórico de todos es el Sporting, amo del fútbol luso hasta 1959. A partir de los 60, el Benfica los destronó y desde los 90 es el Oporto ha sido el que más éxitos ha cosechado. Ahora, han decidido trasladar la guerra al tablero ciclista.

La llegada de estos ‘monstruos’ es un revulsivo para el ciclismo luso. Son auténticos fenómenos de masas en Portugal, y su presencia puede servir de aliciente para que más patrocinadores lleguen al deporte de las dos ruedas. El propio Sporting fue el primero que lo intentó con el equipo W52-Quinta da Lixa, el mejor del ranking 2015. Parecía que todo estaba hecho.

portugal-w52-quinta-da-lixa-sporting-tavira

Pero las negociaciones no se terminaron de concretar y el Oporto, que estuvo rápido, terminó por llevarse el gato al agua. Incluso el Benfica lo intentó después con una oferta superior, sin éxito. Parecía que la llegada de los ‘Dragoes’, como se conoce al equipo, aumentaba aún más ese dominio del equipo de cara a la temporada que comienza ahora. Sin embargo, el Sporting ha trasladado esa lucha competitiva al ciclismo, de ahí que haya entrado como principal patrocinador del Tavira. Y los aficionados portugueses pueden estar contentos por ello.

El simple hecho de que Rinaldo Nocentini –ya lejos de sus mejores años, pero con calidad para hacer un gran calendario continental con garantías- sea el jefe de filas del equipo ya es un aliciente importante para el ciclismo portugués. Además del veteranísimo italiano de 38 años, el equipo toca muy de cerca a nuestro país ya que contará con David De la Fuente, Mario González y Jesús Ezquerra, además de Óscar González.

Además, el Sporting-Tavira fija como gran objetivo la Volta a Portugal. Y eso no deja de ser un signo distintivo de identidad de los equipos lusos. Prefieren competir bien en su país, ante su público, a salir a Europa y hacer medianías. La ‘Grandissima’ es la carrera en torno a la cual giran sus planificaciones de temporada. Pero antes se estrenarán en la carretera en la Volta ao Algarve, en cuestión de mes y medio.

Estamos, pues, en un momento importante también para el ciclismo en Portugal. Con seis equipos continentales y representación española en todos ellos, hasta 18 ciclistas españoles corren en nuestro país vecino. Así que todo lo bueno que pase por allí –donde, por cierto, España suele mirar demasiado poco- también nos afecta directamente. En ese sentido, la presentación de los corredores del Sporting-Tavira en el estadio lisboeta, en medio de una de las citas más importantes del año, ha sido todo un éxito. Y, además, una declaración de intenciones. Ya se han anotado el primer tanto.