Entrevistamos al veterano corredor guipuzcoano del Trek-Segrafedo (antes Trek Factory Racing) durante el stage que estos días están realizando en Alicante.

Haimar Zubeldia (Usúrbil, 1977) es uno de los ciclistas españoles más veteranos y respetados del panorama internacional. En 2016, afrontará su decimonovena temporada como profesional en las filas del Trek-Segrafedo (nueva denominación del  equipo), en el que milita desde 2012. Pese a su veteranía, Zubeldia dice que no piensa en la retirada. Considerado siempre como un ciclista muy completo, su palmarés se muestra escasísimo en triunfos pese a su calidad como ciclista. Quizás por eso, el ciclista asegura que su mayor ilusión en la nueva temporada pasa por levantar los brazos en alguna carrera. Por este tema, y otros más, quisimos preguntarle en esta entrevista…

¿Cómo te encuentras ahora? ¿Cómo ha ido el final de temporada?
Me encuentro bien. He estado como un mes sin tocar nada la bici. Para mí es importante descansar de la bici durante un tiempo, para separar bien las dos temporadas. En Lombardía hice la última carrera del año y ahora llevo ya seis semanas de entrenamientos, con buenas sensaciones.

Se te ve muy delgado, ¿cuánto pesas ahora?
Ahora estoy en 70 kg.

¿Y tu peso ideal estando en forma?
Pues unos tres kilos menos, para el Tour debería estar en 67 kg.

¿Ya tienes decido tu calendario 2016?
Sí, porque en mi caso no cambia nada. Haré un calendario clásico para mí: Mallorca, Andalucía, Volta, País Vasco… Entonces haré una pequeña parada para retomar la competición en California, Dauphiné, Tour, Clásica de San Sebastián y Vuelta a España.

zubeldia 012

Haimar Zubeldia en el hotel del stage del Trek-Segafredo (Foto: A. Cubino)

Durante casi toda tu carrera deportiva has cumplido un rol muy similar: corredor regular que lucha por hacer buenos puestos en la general… ¿Esto ha sido así por decisión personal?
Bueno, estas cosas dependen de las circunstancias y, sobre todo, de lo que te pide el equipo. Actualmente los directores conocen muy bien a los corredores, saben cómo están de forma y qué les pueden pedir. Yo he tratado de cumplir siempre con el papel que me han marcado y hacerlo lo mejor posible.

Eso parece que ha cambiado en la última Vuelta a España…
Exacto, con la llegada de Mollema, mi rol ha cambiado y he podido disfrutar de mayor libertad para, al menos, poder entrar en la disputa de etapas. La idea de cara a 2016 es mantener ese cambio.

¿Estarías de acuerdo conmigo en que de cara al aficionado lucen más dos o tres victorias en el palmarés de un ciclista que seis veces octavo en el Tour o la Vuelta?
Sí, está claro. Yo estoy de acuerdo con esa percepción. Mira, después de la última Vuelta a España recibí muchas felicitaciones de amigos y aficionados porque me habían visto más tiempo en carrera, disputando un par de etapas de montaña. Eso está bien, pero yo necesito que el equipo esté contento con mi rendimiento y si me piden que haga la general lo mejor posible pues es lo que tengo que hacer. Hacer las dos cosas es muy difícil. Entrar en una escapada y que coja ventaja, siendo por ejemplo décimo de una general importante es muy raro en el ciclismo actual. Los equipos lo defienden todo, especialmente en los últimos días de carrera.

La pregunta es obligada, cumples 39 años el próximo año: ¿has pensado en la retirada?
Es algo que no me he planteado. Quiero ir año a año. Tengo firmado por 2016 y a partir de esta temporada que empieza ya veremos qué hago. No me planteo la retirada, veo que aporto cosas al equipo, que ellos confían en mí porque me han renovado y de momento me siento bien en el rol de veterano. Aquí hay muchos corredores jóvenes a los que hay que ayudar siempre. Creo que ese es parte de mi trabajo también. El momento de la retirada me llegará, pero no quiero hacer ese tipo de planes con mucha antelación…