Asistimos a la presentación del nuevo producto estrella de la amplísima gama de rodillos CycleOps.

Avalado por su dilatada trayectoria fabricando rodillos para ciclismo, y siempre a la vanguardia tecnológica en el entrenamiento indoor, CycleOps da un paso adelante para presentar el rodillo Hammer, la que supone su quinta generación de rodillos de gama alta con simulación virtual y, a la postre, el que será uno de los rodillos más avanzados del mercado.

Orientado a los ciclistas que quieren introducirse en el creciente mundo del entrenamiento virtual, pero también para el que busca un entrenamiento preciso gracias a la medición de potencia, el Hammer es un rodillo de transmisión directa compatible con la mayoría de las bicis y aplicaciones de entrenamiento. Este nuevo rodillo admite todas las medidas de ejes del mercado, del mismo modo, integra tecnología ANT+ FE-C y Bluetooth 4.0, para poder conectar el rodillo a otros software y al resto de tus dispositivos externos a la hora de entrenar.

 

De todos modos, donde más han centrado la atención a la hora de diseñar el nuevo Hammer, es en replicar –con el máximo realismo posible– la inercia que generamos a la hora de accionar los pedales. Los protagonistas en este punto son: el volante de inercia de más de 9 kilos y una unidad de resistencia electromagnética de respuesta rápida. El resultado es un rodillo de transmisión directa con una rápida respuesta a la resistencia y una altísima potencia máxima, que transmite –de forma realista– la sensación de rodar sobre el asfalto.

El diseño es robusto y permite anclar el cuadro de la bici directamente sobre él, al ofrecer la sujeción y estabilidad necesarias para que el ciclista pueda exprimirse al máximo. En este sentido, el Hammer ofrece una potencia de hasta 2.000 vatios a 32 kilómetros por hora y simula rampas, de manera muy real, de hasta el 20 % de inclinación. Su precio de venta al público se situará en los 1.299 €.

Arueda tuvo la oportunidad de probar este nuevo rodillo, en una jornada de test exclusiva solo para algunos medios de comunicación. En ella pudimos comprobar la solidez de la estructura del Hummer. Pedaleando con fuerza, incluso de pie, el bastidor y cuerpo del rodillo, con patas extensibles y ajuste telescópico en su contacto con el suelo, no permitieron ningún tipo de balanceo. La sensación es una de las más reales que hemos probado en este tipo de rodillos, sin contar obviamente los modelos de rulos. El incremento de intensidad es muy progresivo, con una curva de potencia que incrementa la resistencia a medida que pedaleamos con más fuerza. Al disponer de conectividad con software de entrenamiento, es posible hacer intervalos de todo tipo, incluso con elevada carga y baja cadencia, para entrenar la fuerza de manera específica. El Hummer es muy pesado, pero dispone de un asa superior para que, una vez recogidas sus patas, pueda transportarse o moverse de lugar con facilidad.

Para Jeff Frehner, presidente de CycleOps, el Hammer nace del deseo de ofrecer al usuario “la mejor experiencia de entrenamiento posible, y que sea lo más entretenida si cabe. Esperemos que el Hammer sea una de las opciones preferidas para ciclistas que se entrenan a conciencia”.

Para más información, visitar la página de Tamalpais.