“Es un corredorazo, lo tiene todo. Tiene inteligencia, tiene físico, tiene rendimiento, es un ganador. Va a ser una de las confirmaciones de este 2015”. Las palabras pertenecen a Pablo Lastras, pero podrían venir de prácticamente cualquier miembro de la plantilla de Movistar Team. El zornotzarra posee la gran mayoría de cualidades que se exigen a un ciclista estelar y ha conseguido resultados de relumbrón, particularmente en un 2013 tremendo en el cual se adjudicó una etapa del Giro d’Italia (vistió la ‘maglia rosa’) y anotó un parcial y la general final en la Vuelta a Pekín para certificar la victoria por equipos de Movistar en el UCI World Tour 2013, en cuyo ránking individual terminó 22º. La pasada campaña subió al podio de otra ronda de primera división, la Vuelta a Polonia…

Y aun así, sus galones dentro de la escuadra telefónica son relativos. En un efectivo con dos líderes tan eficientes como Alejandro Valverde y Nairo Quintana, la disposición en los grandes escenarios está completamente supeditada a sus designios. A Intxausti, como a cualquiera, le toca ejercer de gregario. Y es en ese rol donde las piernas del vasco, se percibe, rinden por debajo de sus posibilidades. “No sirve para tirar del carro”, comenta un miembro de la plantilla ‘azul’.

Altimetría de la 4ª etapa de París - Niza 2015

Altimetría de la 4ª etapa de París – Niza 2015

Conscientes de eso y deseosos de que “la segunda fila” de un paso adelante, los técnicos del equipo le han planteado un calendario alternativo al de sus dos líderes. Inició en la Ruta del Sol, en la cual subió al podio junto a Contador y Froome, una auténtica inyección de confianza, “no sólo por quién está delante de mí, sino por quiénes están detrás, como Bardet o Van den Broeck”, reconocía feliz. Después vendrán la Vuelta al País Vasco, en la cual quizá coincida con Nairo Quintana; irá un mes de concentración en altura y asistirá al Giro d’Italia en el cual compartirá libertad con Rubén Fernández, Ion Izagirre, Juanjo Lobato y otros tantos talentos en busca de estatus.

Hoy, Beñat Intxausti tendrá otra prueba de fuego para medir sus piernas con la etapa ‘reina’ de París-Niza. Serán 204 kilómetros perlados de subidas amables y culmen en La Croix de Chabubouret, un complejo invernal en las primeras estribaciones de los Alpes al cual se accede mediante 10 kilómetros de pendiente sostenida en torno al 7%. En ella se jugarán el maillot amarillo de líder que posee Michael Matthews la quincena de aspirantes al podio final de la prueba francesa, encabezados por Richie Porte (Sky), Tejay Van Garderen (BMC), Wilco Kelderman (Lotto-Jumbo) o el campeón del mundo Michal Kwiatkowski (Etixx). Ya hay mínimas diferencias en la general de la carrera del sol merced al prólogo en el cual se impuso el polaco; la contienda de hoy, una jornada de media montaña el sábado y una cronoescalada al Col d’Éze el domingo ejercerán de jueces de paz. Las bonificaciones de las etapas en línea (10”, 6” y 4” a los tres primeros en meta) probablemente tengan impacto en la resolución.

Recorrido de París-Niza 2015
Prólogo: Maurepas – Maurepas; 6,7 km CRI
1ª etapa: Saint-Rémy-lès-Chevreuse – Contres; 192 km
2ª etapa: Zoo Parc de Beauval – Saint-Amand-Montrond; 172 km
3ª etapa: Saint-Amand-Montrond – Saint-Pourcain-sur-Sioule; 179 km
4ª etapa: Varennes-sur-Allier – Croix de Chaubouret; 204 km
5ª etapa: Saint-Etienne – Rasteau; 192 km
6ª etapa: Vence – Niza; 181,5 km
7ª etapa: Niza – Col d’Éze; 9,6 km CRI

Más información
Previa en C-Cycling