En el equipo Movistar hay vida más allá de Alejandro Valverde y Nairo Quintana. Detrás de los dos astros del conjunto telefónico hay una segunda fila que cada vez va llamando a la puerta con más fuerza. Uno de sus integrantes es el vasco Ion Izagirre. A sus 27 años, ha culminado una sobresaliente primera parte de la temporada y ahora mira con ilusión hacia adelante. Ion atiende la llamada de Arueda.com desde su concentración en altura en Andorra, donde prepara esta segunda mitad del año.

Después de acabar la primera parte del año, ya se va acercando la fecha de empezar la segunda. ¿Ya has cargado de nuevo las energías?

Pues sí. Después de Romandía descansé una semana. El tiempo de descanso ya se terminó y me vine a entrenar en altura junto con mi hermano. Ahora ya estoy preparando la próxima cita que es el Tour de Suiza.

Has acabado el primer bloque con dos victorias. ¿Qué balance haces de esta primera mitad del año?

Personalmente estoy muy satisfecho y muy contento de este primer bloque. Dos victorias y el podio final en Romandía yendo líder dos días ha sido importante para mí. Verme codo a codo con los más fuertes en una carrera tan importante da moral y motivación, aunque tengo esa espinita de la vuelta de casa de no poder correr –no pudo tomar la salida por un problema intestinal-. Pero pudimos darle la vuelta y llegar bien a las clásicas y Romandía.

Sobre todo este año se te ha visto más regular.

Empecé desde Mallorca peleando, peleé por el podio en París-Niza. Me ha salido así este primer bloque y estoy muy contento, tenía los objetivos de Niza y País Vasco. Por desgracia todo cambió, pero la base y el trabajo estaban hechos y salió en las clásicas y Romandía. Después de este pequeño descanso, tengo ganas de que lleguen las carreras y dar el máximo.

Los ciclistas buscáis siempre la constancia, la continuidad. Has estado entre los cinco mejores en toda vuelta que has corrido. ¿Crees que has logrado ya ese nivel para mantenerte ahí el resto de la temporada?

Es que creo que la constancia es la clave. Igual llega un año en que ganas una carrera y luego el resto del año no apareces. Yo intento ser regular y verme siempre arriba. Sé que no es fácil y no somos robots, pero intento llegar bien en enero o febrero y acabar bien en octubre. El equipo necesita eso, y en el ciclismo actual más aún. Se piden resultados todo el año sobre todo cuando se pelea por ganar una clasificación como la del World Tour.

ion-izagirre-movistar-team-tour-romandia-suiza-polonia

Izagirre, celebrando su victoria en el GP Indurain. Foto: Movistar Team

Eres un muy buen contrarrelojista que también pasa bien la montaña. ¿Qué cualidad crees que necesitas mejorar más o, en todo caso, en cuál piensas que tienes más margen de mejora?

La alta montaña, quizás. En vueltas de una semana con las cronos, prólogos y quizás esos puertos que no son tan exigentes como Alpes y Pirineos los paso bien. Pero llegadas estas carreras grandes, los escaladores puros son muy superiores a mí. Son distintas características, pero trabajando se puede mejorar. Fíjate, cuando empecé tampoco pensaba que podría ganar un prólogo de Romandía.

¿Qué calendario te espera ahora en esta segunda mitad de la temporada?

Hago Suiza y después el Nacional. Luego hago Polonia y, en principio, tengo la Vuelta a España. Eso en primera instancia, siempre que no haya cambios. (El pasado viernes, Movistar incluyó a Ion en la preselección de 12 corredores para el Tour de Francia)

O sea, que otra vez a Polonia. Una victoria, dos segundos… ¿Qué tienes con esa carrera?

Pues no sé si es la época del año, o el hecho de conocerla por haberla hecho varias veces. Se adecúa muy bien a mis características con esa crono final que me sirve para meter tiempo a contrincantes no tan rodadores. Los puertos que hay, los finales en circuito que me vienen bien… ya soy medio polaco (risas). Y si este año voy, a ver si podemos estar de nuevo en la pelea. No estaría mal.

Tienes 27 años, con mucho margen por delante, y formas parte de un grupo de corredores que ya sí parece llamado a suceder a la generación actual. 

Al final, es ley de vida. Cada corredor es un mundo. A veces es un proceso largo, otras te sale un Peter Sagan que te gana un montón de carrera con 20 años. Está claro que Valverde, Purito o Contador son grandísimos corredores. Detrás venimos otros con diferentes características y las mismas ganas de hacerlo bien. Landa ha demostrado que puede estar ya en lo más alto en las vueltas de tres semanas. Estoy yo, Jesús, Rubén… creo que dándonos un poco de tiempo saldrán grandes resultados. El futuro está, y detrás vendrán otros. Y detrás, otros más. Es ley de vida y hay que esperar un poco.

Has dicho alguna vez que no te ves para grandes vueltas. ¿No te ves a día de hoy, o es que piensas que no eres ese tipo de corredor?

No le doy mucha importancia, porque ahora mismo tenemos grandes corredores como Bala y Nairo, que son espectaculares para esas carreras. Yo me veo más en esas carreras de una semana. Sé que lo puedo hacer bien, y ahí lo estoy demostrando. Además mi rendimiento de este año me da más confianza para este tipo de pruebas. Prefiero centrarme en un tipo de carreras y no estar en mil. Creo que, al menos hoy en día, no soy un corredor de tres semanas.

Por seguir y terminar con las grandes vueltas ¿puede ser la Vuelta, por el tipo de puertos, la primera donde te plantees intentar la general?

Todavía no he corrido la Vuelta y no lo puedo decir en primera persona. Pero sí es verdad que es diferente al Giro y al Tour. Esas etapas no sólo por los puertos largos, sino por la altitud en los Alpes por ejemplo, eso no lo hay en la Vuelta a España. Podría ser un punto a favor para mí. Pero lo dicho, prefiero ir tranquilo.

ion-izagirre-movistar-team-tour-romandia-suiza-polonia

Izagirre, con el maillot verde en el Tour de Romandía. Foto: Movistar Team

Acaba de terminar el Giro donde Valverde ha sido tercero y ganado etapa. ¿Cómo has visto al ‘jefe’ desde fuera?

Pues lo he seguido bastante. En la primera semana que me pilló de vacaciones, y luego aquí en altura pude ver las etapas. Ha sido muy emocionante, todas las etapas muy disputadas. Imprevistos como el cambio de liderato, Nibali remontando. Valverde estuvo en el podio, luego lo quitaron y volvió a meterse. Sobre todo la última semana he visto que se ha hecho muy dura. Estamos contentos con el resultado. Desde la tele se ve fácil. A veces, hablando con mi hermano decíamos si hubiesen hecho esto, o esto otro… pero bueno, eso se dice siempre. Nosotros también estamos dentro y sabemos que es difícil. El equipo puede estar orgulloso.

Y no ha hecho más que terminar el Giro y ya empezamos a mirar de reojo al Tour, donde estará Nairo. ¿Has tenido contacto con él recientemente? ¿Sabes cómo está?

Pues si te digo la verdad no sé ni dónde está, porque cuando acabamos Romandía le perdí la pista. Pero seguro que estará entrenando bien, porque él no falla. Es un corredor pletórico, y con Valverde y el resto de compañeros que van seguro que estarán cerca de él.

Pasaste con Orbea y luego corriste en Euskaltel, que desapareció. Ahora está Euskadi-Murias. ¿Cómo ves el crecimiento de este equipo “desde arriba”?

Vi con pena el adiós de Euskaltel. De pequeño era el referente, todos queríamos subir allí. Nos dejaron un poco ‘huerfanitos’. Pero ahora con Murias se ven de nuevo brotes verdes, han apostado por este deporte que en País Vasco se quiere, se vive y se sigue mucho. Esperamos que se vayan sumando cosas. Que entren empresas, que entre dinero, que al final esto es así. Se necesitan equipos, no solo en Euskadi sino en toda España. Parece que poco a poco volvemos a levantar el vuelo, hay que tener esperanza.

Todavía tienes mucha cuerda por delante, pero ¿hay alguna carrera que te gustaría ganar sí o sí, antes de retirarte?

La Vuelta al País Vasco. La hemos visto desde pequeños desde la cuneta y el año pasado estuve cerca. Espero que de aquí al fin de mi carrera pueda verme en lo más alto en la carrera de casa.