Un alegrón para el ciclismo español, que tal vez por inesperado sea doblemente reconfortante. Si hace poco hablábamos de ese relevo generacional de nuestro deporte con gente dando un paso al frente como Mikel Landa o Ion Izagirre, hoy el que ha consumado ese paso adelante ha sido Jesús Herrada (Movistar Team), que ha ganado la segunda etapa en línea del Criterium du Dauphiné en Chalmazal.

Además, con un sprint de muchísima potencia que ha recordado a los que suele hacer Alejandro Valverde en este tipo de subidas. El manchego salió desde atrás, pasó a todos los rivales y acabó picándoles incluso un par de segundos en meta. La segunda posición de la etapa fue para Tony Gallopin (Lotto-Soudal), el francés que fue protagonista sin premio. “He mantenido la calma hasta los últimos 500 metros, sabía que se me podía hacer largo. Pero al final Dani (Moreno) ha saltado y yo he podido rematar”, ha dicho Herrada tras la carrera.

Para ‘Herradita’, el menor de los dos hermanos conquenses, es la primera victoria de su vida en el World Tour, y séptima de su carrera deportiva a los 25 años. Corredor completo, buen rodador que pasa bien puertos más o menos tendidos como el que la organización proponía hoy para finalizar la etapa. Un encadenado entre un puerto de segunda como la Cote de Saint Georges-Couzan y el final de tercera categoría en Chalmazal. La alta montaña del fin de semana será otra historia, probablemente más difícil para él.

Avanzadillas de Sky

Desde el comienzo del primero de los dos puertos, el equipo Etixx-QuickStep asumió el mando pensando en Alaphilippe y Daniel Martin, dos buenas bazas para este tipo de subidas a las que faltó algo de fuelle al final. Pero pronto el equipo Sky empezó a mandar por delante sus avanzadillas. Hasta tres corredores del conjunto británico liderado por Chris Froome hicieron movimientos tácticos.

Primero fue Kwiatkowski, que neutralizó a casi todos los componentes de la fuga que venían por delante, quedando solo en cabeza un Alexis Gougeard (AG2R-La Mondiale) que tardaría poco en caer. El polaco duró apenas unos kilómetros, suficiente para coronar Couzan con unos segundos de ventaja.

Ya en la última subida, fueron Landa y Henao los que trataron de desarbolar el pelotón. Sin embargo el puerto no daba para mucho más. El caso es que sobre todo Henao estuvo cerca de disputar la victoria tras irse junto a Dani Navarro (Cofidis) y cazar al dúo que formaban delante Gallopin y Serge Pauwels. Pero el pelotón se echó encima. ‘Purito’ saltó para tratar de sprintar y Dani Moreno, en un ataque que ninguna cámara recogió, se lanzó por delante como un poseso. Herrada llegó desde atrás y remató a todos en un día que no va a olvidar nunca.

Contador salva el día

Entre los favoritos no hubo diferencias y llegaron prácticamente todos en el mismo grupo, a dos segundos de la perla manchega. Sin embargo, a Contador se le vio demasiado atrás al entrar en meta, en el puesto 23 de los 30 que entraron juntos. Es cierto que no es un corredor especialmente rápido para estas llegadas, pero tampoco es normal verlo tan a cola.

jesus-herrada-alberto-contador-dauphine-chalmazal-chris-froome-movistar-team

Y menos cuando Contador ya pegó primero en el prólogo del domingo. Una crono de apenas cuatro kilómetros pero con una pendiente media del 9,3%. El caso es que el pinteño le sacó 13” a Chris Froome. Al final son más de tres segundos por kilómetro, pero al ser una distancia tan corta tampoco se pueden sacar demasiadas conclusiones. En cualquier caso, Richie Porte también estuvo mejor que el británico.

Falta muchísima carrera y quedan los días más duros, ahí es donde se verá el nivel real de todos los ‘gallos’. Las que valen. Pero, en cualquier caso, parece que Contador ha llegado más fino a la cita de junio, mientras que Froome sigue su tónica de toda la temporada. Más tranquilo para tratar de llegar fresco al Tour. Y es que sus dos victorias en la ronda francesa las ha cimentado igual, en el primer día de montaña.  Después se  le ha ido haciendo largo hasta el punto de que el año pasado, a Nairo le faltó poco más de un minuto para quitarle el amarillo. Parece que ahora el objetivo es llegar más entero a la tercera semana.

Al que ya nadie le va a quitar lo logrado es a Jesús Herrada. Con 25 años, el conquense es otra razón más para que los aficionados españoles piensen que en este país sigue habiendo esperanzas de futuro con el ciclismo. Tiene tiempo y margen para seguir creciendo.