El campeón del mundo de MotoGP cambia su Yamaha por una bicicleta y sale a entrenar con Quintana, Valverde y compañía en la primera jornada de descanso del Tour.

La marca de relojes Tissot, cronometrador oficial del Tour de Francia y del Mundial de MotoGP, pone a prueba a su embajador Jorge Lorenzo en la primera jornada de descanso de la Grande Boucle. Hoy, el piloto del Movistar Yamaha ha vuelto a montarse sobre dos ruedas, aunque esta vez sin motor, para unirse al entrenamiento del equipo ciclista Movistar en Andorra.

Lorenzo no es ningún extraño al ciclismo, como muchos de los pilotos de la parrilla de MotoGP; notoria es la amistad y los entrenamientos conjuntos de Mark Cavendish y Cal Crutchlow o las constantes salidas en bici que los hermanos Espargaró y Márquez comparten regularmente en redes sociales, entre otros.

Así, el actual campeón del mundo de velocidad ha rodado durante una hora por las montañas andorranas junto a Nairo Quintana, Alejandro Valverde, Imanol Erviti, Gorka Izagirre, Winner Anacona, Dani Moreno, Ion Izagirre, Nelson Oliveira y Jesús Herrada, en lo que ha sido una clase magistral de ciclismo de carretera impartida por los integrantes del mejor equipo del mundo, que además comparte patrocinador con el equipo de Lorenzo, que seguro le habrá servido para calentar piernas de cara al próximo Gran Premio del calendario de MotoGP en Sachsenring (Alemania).